bachelet

“La Presidenta no pidió ni autorizó ningún esquema recaudatorio de fondos”, precisó ayer el vocero Marcelo Díaz, quien salió a dejar claro el mensaje que quería transmitir el gobierno toda vez que sigue escalando el asunto de la precampaña liderada por Giorgio Martelli y el exministro Rodrigo Peñailillo entre 2012 y 2013.

Este martes, el titular de la Segegob reiteró la postura de La Moneda, acerca de blindar y dejar fuera la figura de la Mandataria de todo lo que sucedió antes de que ella confirmara que iba a ser candidata en marzo de 2013, y además agregó un condimento adicional: se desmarcó aún más de lo que pudo haber hecho el ex jefe de gabinete para preparar el aterrizaje de la entonces número uno de ONU Mujeres.

Mientras una información de Canal 13 reveló que la empresa Asesoría y Negocios de Martelli pagó un viaje de Peñailillo a Nueva York en noviembre de 2012, una información The Clinic Online dio cuenta de que ese mismo año el exministro y miembros del conocido grupo del G90 adquirió un terreno en la comuna de Peñalolén por 16.500 UF, equivalentes a $375.187.395 millones de la época.

Tal como precisó este medio, la propiedad en cuestión está ubicada en el sector precordillerano de la comuna, en un callejón llamado Nido de Águilas. En el documento, firmado en la Notaría de Ricardo Reveco Hormazábal, se consigna que la transacción se hizo a través del banco de origen brasilero Itaú donde integrantes de la G90 que participaron de la pre campaña de Michelle Bachelet figuran como codeudores con las mismas obligaciones y derechos.

El terreno adquirido tiene hoy en su interior dos casas prefrabricadas y materiales de construcción. El lugar está cubierto con una malla verde y el único morador que habita en la propiedad es un cuidador que vive hace un año ahí y que explicó a este diario que por ahora no hay ningún proyecto de construcción.

A la luz de estos antecedentes es que el vocero Díaz subrayó que el gobierno no podía explicar cada una de las acciones que acometieron quienes  veían con buenos ojos el retorno de Bachelet al país para una segunda carrera presidencial.

Díaz dijo que, en concreto, no tenía antecedentes del viaje a Nueva York pagado por Martelli, Respecto de la publicación de The Clinic Online, respondió que al gobierno no le correspondía opinar. Sí, advirtió que si cualquiera de esas situaciones tenían consecuencias públicas “vamos a tomar las medidas que correspondan”.

Sin reconocerlo profusamente, ni darle el nombre de precampaña, el vocero admitió que en el trabajo de instalación de una candidatura se producen esfuerzos que movilizan intenciones. Al respecto, recordó que por ejemplo en la campaña municipal de 2012 hubo fotos de candidatos al lado de Bachelet. “Pero eso es responsabilidad de quienes lo hacemos”, aclaró.

“Todos los que hemos sido candidatos alguna vez, sabemos que antes de la inscripción de las candidaturas uno empieza a moverse, a juntarse con gente a visitar organizaciones sociales, a tener una agenda más pública para poder visibilizar esta potencial candidatura, esto es especialmente natural hoy, más que antes, con el hecho de las primarias, que obligan a un esfuerzo electoral doble: Prepararse para ser candidato en las primarias, competir en las primarias, y después competir en la elección definitiva”, dijo Díaz.

“Son cosas que están ahí, yo creo que hay un poco de confusión respecto de ese tipo de asuntos, que por lo demás son tradicionales habituales desde los 90′ hasta acá,desde que recuperamos la democracia”, apuntó el ministro.