El ministro del Interior se reune con el Presidente de la Camara de Diputados

Ayer, mientras Santiago reposaba por algunas horas de la fuerte lluvia que había caído desde la mañana del jueves y cuando el foco se trasladaba hacia el Hospital Militar por lo rumores de la muerte del “Mamo” Contreras, el ex ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, concurrió a la dependencias del Ministerio Público para declarar por segunda oportunidad en la llamada arista SQM y por la investigación que se abrió contra el fiscal Alberto Ayala por las supuestas filtraciones relacionadas con esta misma indagatoria.

“Aquí he venido a no sólo ejercer mi derecho a defensa legal sino que a defender mi nombre, actuar público y mi honra de la misma forma que lo haré también públicamente en el futuro”, manifestó Peñailillo ante el fiscal nacional Sabas Chahuán, según consigna La Tercera.

En particular, de acuerdo a lo que cita este mismo medio, el interrogatorio debía estar centrado en las presiones que el exdirector del SII, Michel Jorratt dijo haber recibido de parte de Interior cuando Peñailillo encabeza la cartera, esto para no meterse en SQM.

 

 

Según La Tercera, en otro pasaje de su declaración Peñailillo habría acusado una suerte de persecución política.

“Se ha usado la muy importante labor de la fiscalía para objetivos secundarios, para destruir adversario políticos, como lo han querido hacer conmigo”, dijo.

Respecto de las supuestas filtraciones emanadas por el fiscal jefe oriente, Alberto Ayala, Peñailillo declaró luego de que durante la mañana lo hiciera Michel Jorratt.

El día anterior, como es sabido, ya lo había hecho el ex subdirector jurídico del SII, Cristián Vargas, quien habría apuntado al hecho de las filtraciones cuando declaró en el caso SQM en calidad de testigo.