La Ministra del Sernam, Claudia Pascual, abordó en entrevista con el diario La Tercera el retraso en el proyecto de ley que despenaliza el aborto en tres causales, habla de su futuro y del machismo que afecta a las mujeres en la clase política.

A un año del ingreso del proyecto, Pascual explica la lenta tramitación del principal compromiso de su cartera así: “Nosotros dijimos desde un principio que queríamos escuchar a todas las opiniones y generar también todos los espacios de diálogo para poder ir avanzando. A casi a un año de haber enviado el proyecto al Parlamento, se aprobó en la Comisión de Salud y ahí se hizo un largo proceso de escucha a distintas organizaciones. Esperamos seguir avanzando y empezar a votar prontamente, porque nos interesa que se acerque la salida de la Cámara de Diputados”.

Sobre las modificaciones y los cambios que se han realizado como bajar el plazo para que víctimas de violación menores de 14 años puedan realizar el aborto. Pascual, explicó: “Nos parecía importante una distinción a las menores de 14 años. No fue voluntad ni una indicación del gobierno la que cambió la situación y eso quiero decirlo con mucha franqueza. Hay un marco de deliberación donde el Ejecutivo y el gobierno tienen una convicción para tramitar un proyecto, pero también se entiende que hay opiniones en el Parlamento”.

Consultado por las presiones de la DC, la Ministra, sostuvo: “Hemos tratado de que en todas las indicaciones y diálogos no cambie la esencia del proyecto, que tiene relación con respetar las decisiones de las mujeres en cualquiera de las tres circunstancias. Y en ese marco hemos ido haciendo adecuaciones. Aquí hemos encontrado opiniones que se han generado tanto a favor, como también algunas inquietudes y no todas han sido de la DC”.

“En el proyecto de aborto están reflejadas las matrices del programa, que construimos con las 7 identidades de la Nueva Mayoría. Fue un programa en el cual se consensuó. Uno puede generar también conversaciones y diálogos que permitan generar los acuerdos para llevar adelante el proyecto”, afirmó en relación a las distintas sensibilidades valóricas que existen en la Nueva Mayoría. “Pero insisto, es un diálogo para avanzar, no es diálogo para detener la tramitación. Es un diálogo para avanzar en las ideas fundamentales”.

Además, sostuvo, “no es un tema de que me deje o no me deje presionar, o que el Ejecutivo se deje o no se deje presionar. Este es un proyecto que tiene un respaldo ciudadano de más del 70% y que no ha caído su respaldo ciudadano. Y no solo queremos decir: “Mire, hicimos un saludo a la bandera, enviamos el proyecto, tuvo respaldo, pero no salió”.

Sobre su futuro político y las proyecciones que el PC tiene sobre ella, Pascual, explicó: “Nunca he tenido un desempeño diciendo “me veo en el futuro en tal lado, o voy a estar en tal cosa”. Soy bien realista y me evoco a las tareas y desempeños que tengo en el momento. ¿Qué es lo que me depara el futuro? Conversemos más adelante” .

A raíz del conflicto generado por el viaje de la Presidenta a La Araucanía, la Ministra Pascual, comentó: “Este país todavía tiene formas muy machistas de evaluación de los liderazgos de las mujeres en el ejercicio de la política. Las mujeres tienen menos oportunidades que los hombres para equivocarse en política”.

“Si se dice algo bien, mal o más o menos, se les critica tres veces menos a los hombres. En este país hay una valoración, no solo hacia la Presidenta sino hacia cualquier mujer que ejerza un cargo público, sustentado por hombre y mujeres educados en cultura machista. Esa concepción de que los liderazgos son buenos porque son fuertes y hablan golpeado, es una concepción tremendamente machista. Tenemos que abrirnos a una nueva concepción de liderazgo, que tiene que ver con la posibilidad de conducir procesos que nos permitan llegar a objetivos”, concluyó.