belgicaefe10

Cerca de la media noche se dieron por terminados los registros antiterroristas en Bruselas, tras el doble atentado que este martes dejó a al menos 34 muertos y más de 200 heridos en la capital belga.

Tras las explosiones que tuvieron lugar durante la mañana tanto en el aeropuerto Zaventem, como en la estación de metro Maalbeck, y luego de que ISIS se adjudicara la autoría de los ataques, la policía inició una intensa búsqueda para dar con los responsables de los atentados.

Según las informaciones preliminares, de los tres atacantes que habrían participado en los hechos y que pertenecerían al grupo yihadista, sólo uno habría sobrevivido.

Así, durante la tarde la policía científica allanó la vivienda en la que presuntamente vivían los autores de los ataques, en el sector de Schaerbeek. En el lugar se encontraron productos químicos, artefactos explosivos y una bandera del grupo terrorista ISIS.

Los vecinos de Schaerbeek fueron desalojados, mientras todo el sector era vigilado por helicópteros de la policía belga.

Según informó durante la tarde de este martes, el diario “La Dernière Heure” los presuntos terroristas transportaban los artefactos explosivos en sus propias maletas. El taxista que transportó a los atacantes, declaró que le llamó la atención que no lo dejaran ayudarlos con su equipaje cuando los llevó al aeropuerto.

Recordemos que los peores atentados que ha sufrido Bélgica, ocurren cuatro días después de la detención del principal sospechoso del atentado de París, ocurrido en noviembre del año pasado.

Salah Abdeslam, un francés de 26 años fue capturado el viernes en Molenbeek, comuna de la ciudad de Bruselas en la que creció.

Durante la jornada, según consignó La Tercera, el Estado Islámico difundió un comunicado en el que anunció que se vienen días aún más oscuros para los países que integran la coalición en su contra.

“Lo que viene será peor y más amargo”, amenazaron en un documento que fue publicado en árabe y francés.

Por su parte, la mayoría de los países de América y el mundo mostraron su solidaridad con Bélgica y repudiaron los ataques. En ciudades como París y Berlín, se rindió homenaje a las víctimas con la iluminación de importantes monumentos con los colores de la bandera belga.

Particularmente Estados Unidos informó que enviará delegaciones del FBI y la policía de Nueva York a la ciudad de Bruselas. Esto porque según declaró el encargado de Inteligencia y Contraterrorismo, John Miller, “hay víctimas estadounidenses en los atentados de Bélgica”.

Alemania por su parte, pidió a los países de la Unión Europea una mayor colaboración entre los servicios de espionaje con el fin de combatir el terrorismo.

La Organización de Naciones Unidas (ONU) también se refirió a la situación que vive Europa frente a la amenaza constante de ISIS, tras los brutales ataques ocurridos en noviembre pasado en la capital francesa. Según consignó Efe, la ONU subrayó “la necesidad de tomar medidas para prevenir y eliminar la financiación del terrorismo”.

Ban Ki-moon, secretario general de las Naciones Unidas, aseguró sentirse confiado en que los responsables de los atentados enfrentarán la Justicia en el corto plazo.

“Confío en que el compromiso de Bélgica y de Europa con los derechos humanos, la democracia y la coexistencia pacífica continúen siendo la respuesta verdadera y continuada al odio y la violencia de los que han sido víctimas hoy”, señaló.