nicky jam

Nicky Jam sorprendió a medio mundo este jueves en la Conferencia Billboard de la Música Latina, celebrada en Miami.

Y es que el reguetonero no tuvo problemas en reconocer que se considera un músico “natural” que se pierde si tiene que leer música.

“Me pones a leer música y me pierdo. Es más, tengo tatuado un símbolo en la cara y no sé ni cual es”, dijo Nicky Jam acerca de la corchea que lleva tatuada encima de su ceja derecha.

Jam, quien participó en una sesión de preguntas y respuestas de la conferencia, manifestó que se pierde si tiene que leer música, a pesar de que compone con una “guitarra” al lado y no con una base de reguetón como hacen “otros artistas”.

El músico además contó anécdotas de sus inicios como músico, en los que él “creía que Daddy Yankee era negro”. “Yo solo lo escuchaba y pensaba que era negro por la manera que tenía de cantar, y cuando lo vi por primera vez, ¡era blanco!”, exclamó.

“Si él es blanco y puede, yo también puedo”, dijo el reguetonero de su compañero quien, como afirma, tiene el “sabor” de un negro en un cuerpo de blanco.

Leila Cobo, directora del contenido latino de la revista Billboard, fue la encargada de “sacarle los colores” al reguetonero, quien no dudó en hablar de su vida privada y los “vicios” del pasado que le “llevaron al piso”.

“Llegó un momento en el que me di por vencido, y me dije a mí mismo: ya la música no es para mí”, señaló el cantante, cuyo nombre completo es Nick Rivera Caminero.

Luego, sería en Colombia, en el año 2007, donde el cantante de ascendencia puertorriqueña por su padre y dominicana por su madre, se reencontraría consigo mismo como artista, y siguiendo los consejos de su mentor Daddy Yankee, abandonaría sus vicios y volvería a sentirse “grande”.