Estudiantes marcha EFE

Frente a uno de los puntos del proyecto de ley de educación superior que más críticas a recibido, los estudiantes de la mesa ejecutiva de la Federación de Estudiantes de la U. de Santiago (Feusach) decidieron tomar cartas en el asunto.

Se trata de la parte en que no se define un plazo para lograr la gratuidad universal, ya que ésta dependerá del crecimiento económico del país.

Es decir, para que la gratuidad alcance a todos los estudiantes de educación superior del país, la recaudación fiscal debe llegar al 29,5% del PIB tendencial, o sea, debe aumentar un 8% respecto de lo que hay ahora.

Tanto La Moneda como los expertos económicos han evitado hablar de fechas, por lo que los estudiantes fueron quienes realizaron el primer cálculo.

El presidente y vocero de la Confech, Patricio Medina, sostuvo que para lograr la gratuidad, “Chile tendría que tener el PIB de Japón”, según consigna Emol.

Así, los universitarios estiman que “tienen que pasar 20 ó 30 años”.

“Ni siquiera sería para la próxima generación; creemos que no puede pasar tanto tiempo para que la gente esté aguantando endeudada”, añadió.

Y aclaró que “nosotros entendemos que esto es para los que vienen, pero ya han sido 10 años de movimiento estudiantil y creemos que no podemos esperar 20 o 30 años más”.

Según ellos, el camino que debiera tomar el Ejecutivo es establecer un financiamiento permanente, alimentado de los recursos obtenidos de la ley reservada del cobre y otros impuestos, en vez de depender de “los vaivenes del mercado”.

Esta es parte de las razones por las que los estudiantes llamaron a marchar este martes, a pesar de la negativa de la Intendencia metropolitana de Santiago de autorizar la movilización de ese día.

Vivaldi: “Queremos que en Chile vuelva a haber un sistema de universidades públicas” – The Clinic Online