borrachos

Aún cuando en el alma de la ciencia está el refutar, dudar y muchas veces elaborar nuevas teorías que demuelen a las anteriores, acá dejamos un estudio sobre qué le pasa al cuerpo cuando uno toma copete todos los días.

De acuerdo a lo que publica RT, se trata de una investigación publicada en la revista estadounidense ‘Journal of the American Heart Association’.

Según se lee en el texto, el estudio concluye que el consumo diario de alcohol, incluso en pequeñas dosis, puede alterar el ritmo cardíaco y aumentar el riesgo de sufrir fibrilación auricular.

Para llegar a dichas conclusiones, el sondeo se extendió por seis años y en éste participaron 5.220 estadounidenses con una edad promedio de 56 años.

“A todos ellos se les hacían electrocardiogramas de forma regular para determinar la actividad eléctrica de su corazón y captar cualquier desviación de la norma. Al mismo tiempo se les preguntaba sobre la cantidad diaria de alcohol consumido”, cita el medio.

Resultados

Los resultados del estudio revelaron que los participantes que bebían a diario tenían un riesgo más elevado de sufrir fibrilación auricular, que se manifiesta en latidos irregulares y que conduce al bombeo insuficiente de sangre al corazón. Los científicos confiesan que les sorprendió esta relación entre la frecuencia del consumo de alcohol y dicha enfermedad.

En síntesis, cada trago (de lo que sea) tomado a diario aumenta el riesgo de fibrilación auricular en un 5% y hasta en un 75% el riesgo de que aumente de tamaño la aurícula izquierda. A su vez, estos riesgos conducen a otros, como la presión arterial alta o el derrame cerebral.

Por eso es que el consumo de alcohol aumenta en dos veces el riesgo de morir debido a problemas cardíacos, constatan los científicos.