El presidente francés, Francois Hollande, llegó temprano al país mañana en visita oficial de dos días. Durante la mañana se reunirá con la presidenta Michelle Bachelet para mantener una reunión bilateral, impulsará una agenda con un marcado carácter económico y rendirá un homenaje al derrocado presidente Salvador Allende.

Después de la reunión, ambos mandatarios inaugurarán un foro científico y académico, en el lanzamiento del Año Franco Chileno de Innovación, además de poner en marcha un taller económico.

Luego de almorzar en La Moneda con personalidades de la cultura chilena, Hollande y Bachelet visitarán el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos.

Hollande visitará a continuación la empresa emergente francesa de telemedicina AccuHealth y se reunirá en la sede de la embajada de su país en Santiago con representantes de la colonia francesa.

La jornada del sábado se cierra con una cena ofrecida por la presidenta Bachelet en honor a su par francés, con quien ya tuvo oportunidad de reunirse en París en junio de 2015 y de 2016.

El domingo por la mañana, el presidente francés desayunará con la treintena de líderes empresariales que le acompañan, un encuentro que reviste especial interés considerando que Francia quiere estimular la inversión gala en Chile, un país que ha sabido resistir bien a la crisis económica.

Los transportes, las infraestructuras y la energía son los sectores más destacados en los que se desarrolla la inversión francesa en Chile, con particular atención a las obras del aeropuerto y el metro de Santiago.

A continuación, Francois Hollande se reunirá con la senadora Isabel Allende, presidenta del Partido Socialista de Chile, en la casa de la calle Guardia Vieja, la emblemática residencia de la familia Allende.

Desde allí, Hollande y Allende partirán al cementerio general de Santiago para tributar un homenaje a Salvador Allende al pie del monumento al derrocado mandatario.

La última actividad de Francois Hollande en Chile antes de volar hacia Colombia tendrá lugar en pleno desierto de Atacama, con la visita a la planta fotovoltáica El Bolero, inaugurada el pasado 1 de diciembre y que es operada por la empresa pública francesa EDF Energies Nouvelles y la japonesa Marubeni.