La “confesión” de Alexander Núñez, el ex chico Yingo apodado como Arenito, sobre su supuesta salvación de la homosexualidad gracias a la fe en Dios desató una artillería de respuestas e indignación de las y los defensores de la diversidad sexual: Pamela Jiles, por ejemplo, le dedicó una cátedra sobre parejas y familias no heterosexuales; desde el Movilh afirmaron que las palabras del “ex homosexual” denostaban a la fe cristiana y que carecían de racionalidad. A esto se sumó el rostro de SQP, Andrés Caniulef, quien dijo entre llantos que le parecían aberrantes sus palabras.

Ante declaraciones como las anteriores contra los dichos de Arenito en Primer Plano, es que este martes el Consejo Nacional de Televisión (CNTV) tuvo que recibir a tres comunidades evangélicas.

Según informa Emol, se ha vulnerado el derecho a la libertad de conciencia y expresión de Alexander Núñez: “Consideramos que es justo que, así como movimientos homosexuales felicitan a quienes sacan a la luz su homosexualidad, del mismo modo los grupos cristianos puedan declarar sin ser discriminados su fe y su transformación que Dios realizó en su vida”.

La presidenta de Jóvenes Cristianos Evangélicos de la USACH, Judith Morales, afirmó al medio que es incorrecto que se fomente la homosexualidad en el país. “Es necesario que se muestren las otras posturas, creencias y experiencias como una alternativa válida y real para otros. Por lo tanto, es importante que se presente la fe cristiana como un camino hacia una vida óptima y la heterosexualidad como una forma de vida sexual válida, sin tildar de irracional, ridículos o falsos estos pensamientos”, afirmó.

El CNTV ya lleva más de 50 reclamos en su sitio web acusando que el espacio de farándula -Primer Plano- fomenta la discriminación y homofobia. “Yo que fui homosexual nunca sentí amor por otro hombre. Sentía atracción, era algo físico y era por falencias, por un desorden emocional”, fue una de las frases para el bronce de Arenito que desataron la furia de los televidentes y usuarios de redes sociales, afirmando incluso que poseía respaldo científico tras su “conversión”.

“Lo que yo he leído, científicamente, es que también dicen que es un desorden emocional. Se dice que es por falencias, por un entorno, por un ambiente que provoca esto”, cerró.