El exdirigente estudiantil que irrumpió en la Confech del año 2011 exigiendo la participación de representantes de pueblos originarios, José Ancalao, será una de las nuevas cartas del Frente Amplio para las parlamentarias de noviembre próximo.

Será su primera incursión en una campaña, dado que en 2013 finalmente no se presentó tras dejar su cargo como vocero del entonces precandidato presidencial del PRSD, José Antonio Gómez.

El exvocero de la FEMAE (Federación Mapuche de Estudiantes) y presidente de la Fundación Pelentaru competirá por uno de los siete cupos parlamentarios que tendrá el nuevo distrito 23 -que comprende a las comunas de Padre las Casas, Temuco, Carahue, Cholchol, Freire, Nueva Imperial, Pitrufquén, Saavedra, Teodoro Schmidt, Cunco, Curarrehue, Gorbea, Loncoche, Pucón, Toltén y Villarrica- como militante del movimiento político Nueva Democracia y apoyado por el Partido Humanista.

¿Cómo se dio la opción de llevar una candidatura desde el Frente Amplio ahí en la Araucanía?
– Lo primero es que nosotros vemos las candidaturas desde el Frente Amplio (FA) aquí en la Araucanía como un impulso de muchos años de acumulación desde la movilización social. El FA quiere representar eso, a los sectores que han estado marginados de la toma de decisiones y que han tenido que salir a la calle para hacerse escuchar. Sin duda eso está decantando y yo me siento uno de los constructores de esto porque el hecho de que la crisis política esté tan profunda, obedece a todo lo que hemos dicho los que hemos salido a la calle desde el 2005 en adelante. De decirle a la gente que no está solamente la Nueva Mayoría y la derecha que tienen a la política en una crisis tan profunda, sino que hay una nueva fuerza que se yergue desde la juventud, de la movilización social, desde la calle. Eso es lo que nosotros pensamos que representamos.

¿Cuáles son los temas que le preocupan al Frente Amplio y a tu candidatura en esta zona en específico?
– Uno de los temas que ha surgido fuerte por un lado es el del medioambiente. El tema mapuche también es prioritario, sobre todo en la Araucanía. Hay una comisión mapuche que ha estado trabajando para nuestra candidata presidencial, Beatriz Sánchez. Hay una serie de problemas que nosotros identificamos, no solamente de ahora. El hecho de haber sido dirigente o haber estado en la calle, obedece a muchas falencias. En mi caso, yo podría nombrarte el tema de la educación intercultural, y también el tema forestal dentro lo medioambiental. Por ejemplo, sobre los vertederos, no hay políticas medioambientales para el tema de residuos domiciliarios y esto termina en que en sectores mapuches están ubicados la mayor parte de los vertederos de esta región. Entonces, hay una cadena de cosas que claramente afectan a la comunidad, mapuches o no mapuches.

¿Y sobre el medioambiente, qué cosas en particular?
– La crisis hídrica es algo que afecta a toda la comunidad, hasta en el invierno hay camiones que tienen que ir a dejar agua a comunidades campesinas mapuche y no mapuche. O sea, hay un desastre ecológico en curso que nosotros hemos identificado con fuerza y va a ser uno de los pilares de esta campaña en particular. Ojalá podamos ver acá a cinco o seis candidaturas del FA, pero cada una debe poner algo de lo que más afecta a sus territorios.

¿Y esta crisis tú se la atribuyes a los políticos que han dirigido en la zona los últimos años?
– Mira, yo estoy seguro de que muchos de los aportes reservados que han recibido todos los parlamentarios, porque en esta región todos los de la NM y la derecha recibieron aportes, a mi no me cabe duda que muchos de esos aportes reservados vienen de sectores productivos de esta zona como los forestales, porque precisamente no han habido cambios legislativos en relación a eso. Nadie está protegiendo los cursos de agua. Acá si hay una crisis hídrica es responsabilidad de los políticos que han estado dirigiendo este barco. No solamente eso, además de que las forestales no dejan agua no pagan impuesto en la región. Ahí uno se da cuenta que el tema de la descentralización hasta ahora son puras declaraciones de buenas intenciones. Nosotros no nos perdemos y estamos claros que para las soluciones estructurales que necesita el país y la región es una asamblea constituyente.

¿Cómo se aborda en el conflicto en la Araucanía en el Frente Amplio y cómo lo ves tú dese esta candidatura?
– Bueno, aunque hay matices en el FA, nosotros creemos que la Ley Antiterrorista tiene que derogarse. Porque después del ’95 en adelante, es una ley que se ha aplicado en Chile solamente a personas mapuche. Entonces, es una ley especifica para operar fuera del marco del debido proceso. Viola todos los tratados internacionales y claramente afecta a la convivencia acá porque se ha perseguido solo a las comunidades mapuches. Nosotros creemos que es una ley discriminatoria, que además se hizo en dictadura y fue modificada por la Concertación para poder perseguir a los sectores mapuche más radicalizados, entonces yo creo que de esa manera no se avanza de ninguna manera en una solución política al conflicto que hay en la Araucanía. Lo otro es que la SOFOFA tiene creado todo un ambiente virtual respecto al terrorismo que yo creo que es una cuestión que solamente está en la cabeza de ellos porque no hay.

Ese es un tema central.
– Es que nadie ha dicho que esto es terrorrismo. LA ONU dice que no es, el relator para las Naciones Unidas de los pueblos originarios dijo que no se cumplían los requisitos para lo que está ocurriendo en la región. Entonces parecen gritos medios paranoicos de todos estos sectores que apoyaron el golpe y que hoy alardean del terrorismo mapuche. Por eso que están con un orgasmo mental con la cuestión de que viene Kast, Hasbún, Rojo Edwards como candidatos. Yo creo que en el fondo de sus corazones quieren ser representados por personas que defienden a los presos de Punta Peuco, por ejemplo. Entonces, los mismos que apoyaron el bombardeo a La Moneda ahora dicen que hay terrorismo en la Araucanía. Eso no tienen ningún fundamento. Es una manipulación política claramente.

¿Qué te parecen los intentos de diálogo para solucionar el problema? ¿Qué es lo que tú crees que se debe hacer ahí?
– Yo creo que Chile como quiere ser un país desarrollado, está mirando el desarrollo desde harto tiempo, y debería mirar a los países desarrollados que han sido capaces de solucionar este tipo de problema. Nueva Zelanda es un país que todos están mirando ahora respecto al tema indígena porque no solo han podido resolver el problema sino que además han logrado transformar ese gran problema en una gran fortaleza. Yo creo que el tema no pasa por tener voluntad política, es falta de una mirada profunda. El problema tiene que ver con que en Chile tenemos una clase política totalmente agotada. O sea, no entienden el problema porque, por ejemplo, el promedio de edad de los parlamentarios es de adultos mayores. Tiene que ver con una mirada antigua de un problema antiguo, pero con características nuevas. Las personas que están ya no van a ser capaces de solucionarlo porque no lo han sido en 35 años, imagínate. Tanto la derecha como la Concertación han tenido 35 años. Esta generación ya se agotó y ahí es donde venimos nosotros porque nosotros creemos que sí podemos resolverlo. Tenemos la altura de miras, una nueva forma de pensar y ejercer la política. Si tenemos al chico Zaldívar como presidente del Senado. Él estaba para el golpe y todavía es senador, calcula.

Pero si ustedes llegan a tener representación parlamentaria van a tener que discutir con ellos en el Congreso.
– Claro. Pero el tema de los acuerdos va a tener que verse más adelante en la medida de que tengamos bancada. Pero ahora estamos todos trabajando por tener una bancada y a Bea Sánchez como presidenta. Pero en ese sentido, la institucionalidad no está para resolver todos los problemas que existen. Vamos a ver cuánto podemos avanzar con la institucionalidad que tenemos. Esa es la mirada que hay en distintos sectores del Frente Amplio, ver cómo se abordan las problemáticas que existen en Chile.

¿Qué te parece esa crítica de la política más institucional, del duopolio, que acusan al Frente Amplio de ser jóvenes insolentes y arrogarse tener la verdad absoluta?
– Creo que mucha gente de la derecha y de los sectores más conservadores de la Nueva Mayoría tienen un poco el síndrome de Franco: están con la intención de morir en el poder. Yo creo que obviamente cuando aparece un grupo nuevo que está diciendo las cosas como son y que está haciendo las cosas de una forma distinta, de frente y transparente, obviamente que se asustan con nosotros. Creo que tienen miedo del Frente Amplio, sinceramente. Si no, no existirían eso ataques. Si no significara una fuerza de verdad nadie estaría preocupado ni hablando de nosotros. Creo que vamos a dar una sorpresa porque los vamos a sacar de ahí. A eso vamos. Y no porque queremos estar ahí o tenemos intereses personales en eso, sino que porque creemos que desde ahí se pueden hacer varios de los cambios que estamos proponiendo.

¿Cómo cuáles?
– Por ejemplo, una nueva política de drogas o un nuevo trato con los pueblo originarios, un estatuto de autonomía para el pueblo mapuche y otros pueblos originarios. Eso no significa separar el Estado en distintos estados. Yo creo que eso es un poco la paranoia de los conservadores y los países desarrollados han demostrado que no existe ningún problema cuando se dan ese tipo de libertad a los pueblos que es su derecho legítimo.

Y sobre la crítica que han hecho varios sectores, incluso la Presidenta Bachelet, al tildar al FA de “hijos de”. ¿Qué te parece?
– Eso tiene una intencionalidad negativa, aunque de cierta manera tiene rasgos de realidad. O sea, hablando de Santiago principalmente, yo creo que sí hay ‘hijos de’ en la cúpula del FA en Santiago. Pero eso no determina nada tampoco. O sea, si fuera por eso, si lo extrapolamos, los que somos hijos de nana e hijos de obreros no tendríamos ninguna posibilidad en la política. En el fondo es la política determinista de la cuna, o sea, solo tienen derecho a estar ahí los que vienen de familia. Como eso es tradición en la Nueva Mayoría o la derecha piensan que todos los conglomerados tenemos las mismas características organizativas. O sea, si bien hay una cúpula organizativa, somos cientos de miles que estamos en el FA que venimos de sectores populares. No es determinante eso. Creo que el hecho de que haya gente de distintas clases sociales y procedencias políticas familiares enriquece el FA, le da diversidad.

¿Y cómo ves lo de Alberto Mayol y la polémica por su insistencia de competir en el Distrito 10?
– Creo que cualquier persona que esté en FA hoy día tiene que ponerse a disposición del proyecto, porque es es mayor a las personas. Porque eso significa el cambio tangible de las personas. Nosotros tenemos en las manos la posibilidad de representar esos cambios que queremos, por lo tanto una cuestión tan importante no puede quedar entrampada en personalismos. O sea, Mayol es una persona que significa un tremendo aporte para el FA, pero tiene que ponerse a disposición del proyecto y de las fuerzas políticas Creo que falta un diálogo profundo en la resolución de ese pequeño conflicto, que tampoco es tan grande. Creo que una diferencia que es legítima, pero tiene que resolverse pronto y de la mejor manera posible. Ahí es cuando uno piensa que no está bien que la discusión electoral se coma al proyecto del FA. Creo que va más allá, tiene una trasfondo mucho más profundo que la contienda electoral, que es lo que viene ahora. Nosotros estamos conscientes de eso y no nos vamos a perder en eso. El tema de la elecciones es una cuestión circunstancial ahora, pero el FA y su proyecto tienen que avanzar mirando hacia el futuro.

La visita del Papa y el “doblaje” de la derecha en la Araucanía

¿Qué te parece lo que se está armando en la región a propósito de la visita del Papa Francisco?
– Primero, yo creo que si el Papa quiere venir a la Araucanía demuestra que el tema mapuche es un tema de relevancia internacional. Sino el papa no vendría y no lo tendría como una de sus visitas prioritarias. Y eso dice de que aquí hay problemas que no están resueltos. La iglesia siempre se ha ofrecido como mediadora, facilitadora de los conflictos que hay acá. Yo creo que el Papa viene con esa misión, de poder tender puentes para poder generar cambios en la Araucanía respecto a lo que está pasando en este conflicto que es tan largo, donde la Iglesia también ha tenido una relevancia importante, para bien o para mal. Hoy día si la Iglesia quiere ser facilitadora del diálogo para llegar a una solción política, creo que lo primero que tendría que hacer la iglesia y el Papa sería dar una señal de buena fe y eso sería entregar las 200 escuelas que la Iglesia Catolica tiene en manos de ellos. Son escuelas rurales que pertenecen a las comunidades o sectores campesinos no mapuche. Hay muchas escuelas que tienen ahí y ellos vienen muchos años lucrando con la educación en eso. Entonces, una de las primeras señales de buena fe que podría facilitar a generar diálogo acá es eso, que la iglesia de señales al mismo estado que ellos también están con la disposición a resolver problemas. Porque también hay fundos. En el siglo XXI la Iglesia sigue teniendo fundos en la Araucanía que están siendo reclamados por muchas comunidades. Mucha gente ha pasado presa por orden de la Iglesia, esto pasa cotidianamente acá, así que hay que ver cómo están las confianzas de aquí a que llegue el papa.

Es una región donde se concentrarán figuras de la derecha que buscan doblar la senatorial. Es un botín importante para la derecha.
– Parece que ya está confirmado lo de Kast porque se ha visto haciendo campaña en hartas actividades. Pienso que repartirse el país desde Santiago y empezar a mandar candidatos como para llenar los cupos, o estas famosas ‘sandías calás’, creo que es una falta de respeto para la gente local, independiente del sector que sean, Frente Amplio, Nueva Mayoría y la derecha. No es una señal para la localidad, para toda la construcción que se está haciendo en distintas partes del país andar mandando candidatos para los distritos regionales. Y en esa línea lo de Kast y Hasbún es una falta de respeto a la región. Creo que ellos deberían ser candidatos lógicamente de los sectores de donde ellos provienen. Ahora, esto obedece también a una Nueva Mayoría que está en el suelo en la región y por eso es que la derecha se ha apoderado de tanto estos años. La primaria presidencial la ganó Piñera por muchos votos acá. Y eso obedece al agotamiento que existe en la gente por ir a elegir siempre a las mismas personas. Entonces aparece cualquier bandido de la derecha y quieren votar por ellos.

¿No ves mucho futuro de la Nueva Mayoría en la región?
– Es que acá tenemos un conglomerado agotado. O sea, todos los parlamentarios se han repetido el plato por lo menos tres veces. Eso obviamente va generando un desgaste y una falta de credibilidad en la gente. Si con el tema de las AFP se nota. Hay un montón de cosas donde ellos han tenido la posibilidad de desmarcarse un poco de la pereza que han tenido los políticos, pero no lo han hecho. Han perseverado en hacer las cosas mal.

Ahora, respecto a la participación del Frente Amplio en las primarias, se ha hablado mucho de que no tuvieron la cantidad de votos que esperaban. Y en esa región sobre todo, donde la derecha saca muchos votos.
– Bueno, eso es tradición. La derecha en muchas oportunidades, para muchas elecciones ha ganado. Para el Sí sacó mayoría nacional, para el plebiscito. Entonces, nos enfrentamos a un monstruo que viene desde la dictadura. Acá no ha existido una tercera fuerza política desde el 73, desde antes incluso. Después de la dictadura quedan sentadas las bases para una derecha fuerte, sin problemas ni contratiempos. Y en ese el binominal ayudó mucho, por eso han tenido votaciones históricas en la región. Ahora, respecto a la votación que nosotros sacamos, con el poco tiempo que llevamos como coalición, yo veo este proceso como algo inicial, inclusive estas parlamentarias. Sin duda es un piso inicial mínimo que tenemos hoy día. Al menos cuadruplica y quintuplica las firmas que tiene Alejandro Guillier. Nuestra candidata presidencial tiene el respaldo de más de 300 mil personas que creyeron en el Frente Amplio en las primarias y esto obviamente que va en ascenso, vamos a dar un sorpresa. Es un gran desafío y creo que por eso hay que estar trabajando todos los días, y en eso nosotros no nos perdemos tampoco. Para poder avanzar en esto se necesita de hartas personas, de harta pollítica, harto compromiso para poder ir a derrotar a estas personas.

¿De qué manera crees que se pueda lograr eso? Tienen que disputarle a la política tradicional chilena.
-Pienso que Guillier no representa ningún cambio en la política. Que para nosotros no representa las soluciones estructurales que necesita el Estado. Y Piñera representa lo mismo. Piñera viene a defender los negocios de él y de sus amigos y en el caso de Guillier él representa lo mismo que ha representado la Nueva Mayoría en los últimos años. Yo diría que como una cuestión cultural d ella NM no representa ninguna renovación. Yo creo que la candidatura de Guillier es una candidatura improvisada por todos los partidos de la NM. Se le acabaron los liderazgos, no tenían a quién tirar de candidato presidencial y eligieron por el más popular. Entonces la selección de candidatos vía encuesta, vía popularidad sin política vacían de contenido cualquier proyecto. Y nosotros sí vamos con contenido. Le estamos presentando una nueva forma de hacer política frente a la gente y a los jóvenes principalmente. Creo que es la oportunidad en la cual nosotros podemos irrumpir y demostrar que sí podemos resolver los problemas que tienen la ciudadanía. Y precisamente porque nosotros venimos de esos sectores aproblemados. Y eso es algo que la NM no tiene y la derecha tampoco porque se posicionaron en una carrera administrativa burocrática prácticamente. No hay mucha política ahí, no hay mucho contenido. Continuidad, dicen que hay continuidad pero de qué.