“He tomado recién conocimiento de la renuncia de los fiscales Carlos Gajardo y Pablo Norambuena al Ministerio Público. Ellos manifiestan no encontrarse cómodos dentro en la institución con las resoluciones que están tomando las autoridades que tienen a su cargo el ejercicio de la acción penal. En consecuencia si no se encuentran cómodos dentro de una institución jerarquizada, donde las decisiones que toman las jefaturas a quienes la ley le atribuye las facultades para tomar decisiones procesales, me parece muy legítimo que ellos presenten su renuncia. Así que el Ministerio Público es mucho más que estos fiscales, por muy importantes que sean, y en consecuencia creemos que esto no debería alterar el funcionamiento de la institución”.

Así reaccionó el fiscal nacional, Jorge Abbott, al ser consultado por las renuncias durante esta mañana de los fiscales del caso Penta, Carlos Gajardo y Pablo Norambuena, quienes manifestaron sus discrepancias con la decisiones que se estaban tomando. Esto último a propósito de la salida alternativa al senador Iván Moreira, quien no irá a juicio.

Al respecto, Abbott sostiene que “las decisiones deben tomarse con un juicio de realidad, y cuando uno toma las decisiones más que partiendo de un juicio de realidad, mirando los efectos que éstos van a producir en la comunidad, en definitiva no está cumpliendo su función, porque los conflictos los resuelven los jueces, no los fiscales”.

“En el caso concreto de la decisión del fiscal Guerra en relación al senador Moreira, lo que ha hecho ha sido simplemente tomar un juicio de realidad frente a lo que puede significar a futuro el resultado de esa causa”, precisó.