Una fuerte polémica surgió debido a una supuesta expulsión de una mujer de 49 años y con síndrome de Down de un evento comercial realizado en Montilla del Palancar, en España.

Según consigna ElMundo.es, la familia de la afectada denunció que la empresa organizadora de la cita, MediSalud, discriminó a la protagonista de esta historia pidiéndole que se retirara del recinto “porque podía molestar a los asistentes”.

Junto con avisar que acudirán al juzgado o a la Guardia Civil, la familia aseguró que el gerente de la firma llamó para ofrecerles disculpas. Sin embargo, ya aclararon que no echarán pie atrás en la denuncia pública del insólito ataque a la mujer.

Su dignidad “está por encima”, explicaron.

Sobre aquel triste día, la hermana de la mujer recordó que “fuimos a coger una silla y (un funcionario) nos la negó y dijo que allí no podía estar”.

“Intentamos dialogar con él, pero no había manera y entonces nos salimos las tres y también se salió más gente del acto”, avisó.

Para ver el video con su historia, pincha acá (El Mundo).

Por su parte, de acuerdo a 20Minutos.es, MediSalud explicó que “desde un principio, tanto María Ascensión como Irene estuvieron impidiendo el normal comienzo de la charla y desobedeciendo las instrucciones previstas para la misma”.

La empresa detalló que en el evento se entrega un regalo por pareja de invitados y no uno por cada persona. En ese sentido afirma que “estas dos señoras molestaron de forma ostensible desde el principio del acto porque querían recibir dos obsequios, y no solo uno por pareja como el resto de asistentes”.

Producto de esta diferencia de miradas es que la empresa habría invitado a las mujeres a abandonar el recinto.

“En ningún momento el comportamiento o presencia de Juliana Josefa Leal, la mujer con Síndrome de Down, causó ninguna molestia o problema. Fue el reprochable comportamiento de sus hermanas el que causó la petición de que abandonasen la reunión para poder proseguir el curso de la misma, cosa que hicieron finalmente acompañadas por Juliana Josefa Leal que, reiteramos, no tuvo papel alguno en los hechos que causaron la expulsión de sus hermanas”.

“Su presencia fue circunstancial y ajena al desarrollo de los acontecimientos”, juró.

“La versión de lo sucedido que están difundiendo María Ascensión Leal Luján e Irene Leal Luján está contribuyendo a dañar el honor y la imagen de Medisalud, perjudicando su buen nombre comercial y/o prestigio de la misma, con posible trascendencia en el mercado”, cerró la firma.