La vida de la cerdita Molly parecía ir poniéndose desde un negro color a un rosa, pero no todo en la vida termina con un final feliz.

Esta chanchita fue rescatada hace un año por la Sociedad de La Prevención de la crueldad Animal de British Columbia, junto a un grupo de 57 cerdos vietnamitas que estaban en una pésima condición en un centro no apto para animales.

La organización la alimentó y le dio cariño, lo que generó que Molly ganara peso, retomara sus colores y su salud mejoró considerablemente. Tras esto buscó gente que le pudiera dar cariño y cuidado, siendo una pareja canadiense la que aceptó la misión en enero.

Lo terrible de la historia fue cuando se supo a través de redes sociales que luego de tener a la cerdita Molly sólo un mes en el hogar, la pareja se terminó comiendo al animal en una cena.

El hecho se reveló debido a una publicación en Snapchat, material que estuvo sólo 24 horas al aire, donde aparecen condimentando la carne del animal mientras lo cocinaban-

Una situación cuestionable pero no ilegal en Canadá, país donde los animales son considerados una propiedad por lo que matarlos y comerlos no está fuera de la ley.

“Se necesita un tipo especial de persona para adoptar un animal y llevarlo a casa para matarlo y comerlo”, ha escrito en su perfil de Facebook la protectora RASTA.

En los comentarios de su Instagram, el antagonista de esta historia reconoce, entre risas, haber matado al animal y se enfrenta a otros usuarios que reprochan su accionar. “Asumo que eres una vegetariana feminista”, le responde a una mujer que le desea “lo peor” por lo que hizo.

La insólita situación generó que activistas viralizaran el hecho y lograran juntar miles de firmas para endurecer las leyes de protección animal en Canadá.

El canadiense luego publicó un nuevo mensaje en Facebook tratando de explicar que cuando adoptó a la cerdita sus intenciones no eran matarla, situación que luego le generó “remordimiento y arrepentimiento”, pero el animal se había vuelto agresivo por lo que decidió faenar a Molly.

“Por favor, entiendan que soy humano. Reconozco que lo que hice estuvo mal y que no puedo arreglarlo, solo puedo seguir disculpándome”, escribió, según consigna El País.