“Un tipo que tuvieron que bajar, la derecha tuvo que bajar de todas las candidaturas, sacarlo de la candidatura a alcalde de Providencia por la magnitud del escándalo de la colusión que nos afecta a todos. ¡ Viejo, si estuviste comprando confort por diez años al doble de precio por estos caballeros! Y todavía no caen la siete lucas”.

En la víspera, cuando ya repercutía el retorno de Gabriel Ruiz-Tagle a la presidencia de Colo Colo, porque ser mandamás de Blanco y Negro es eso, así se manifestaba el periodista Juan Cristóbal Guarello, recordando el nefasto episodio en el que no sólo se vio salpicado, sino que es uno de sus principales protagonistas el exministro de Piñera. Vamos viendo.

Los antecedentes que en un principio puso sobre la mesa la Fiscalía Nacional Económica apuntaban a 2000 como el momento en que empieza el entramado. Entonces aparece la figura de Ruiz-Tagle.

Primero en el Club del Golf de las Brisas de Chicureo y luego en un cuartel de Bomberos en AV. Apoquindo, el otrora ministro se reunió con el ex gerente general de CMPC Tissue, Jorge Morel, removido de su cargo tras el escándalo.

“Hay una declaración formal de la SCA, en la cual ellos sitúan el inicio de estos acuerdos en 2006. Eso está dentro del requerimiento. Ahí lo sitúan ellos, y ahí es donde el requerimiento comienza a acompañar documentos (…) es absolutamente inverosímil que yo, una persona natural, haya obligado o impuesto condiciones de colusión a una empresa 100 veces mayor que PISA. Es inverosímil y casi surrealista, entonces ahí hay una situación jurídica de fondo, que la articulación de un convenio desde el punto de vista de la aprobación de la Fiscalía de la delación compensada que hizo CMPC, hace imposible su verosimilitud”, diría Ruiz-Tagle en una entrevista que concedió a La Tercera a los días de que estallara el caso.

“No participé en ninguna colusión (…) la Fiscalía decidió no emprender acciones judiciales en mi contra”, anunciaría un poco antes por CNN.

El hecho es que a principios de diciembre de 2015; o sea, un mes después de emitir esas declaraciones, el Juzgado de Garantía de Puente Alto emitía una orden de detención en contra de Ruiz-Tagle, esto luego de que no se presentara a declarar ante el fiscal sur, Cristián Galdames, por el caso en cuestión.

La figura legal, entonces y en medio del revuelo de la prensa, era apercibimiento.

Caída política

La gravedad a la que apuntaba Guarello en su editorial tenía que ve con el hecho manifiesto de volver a ubicar al mando del equipo de fútbol más importante de Chile a una persona con descrédito.

Para aportar al punto, habrá que recordar entonces que una vez que estalla el Confortgate se trunca la carrera política de Ruiz-Tagle, pues tenía en ese momento intenciones de postularse a la alcaldía de Providencia por la UDI.

 

 

“Nunca he sido una persona que le gusta dividir y menos de favorecer proyectos personales. Es por eso que he decidido poner fin a mi postulación a la alcaldía de Providencia y apoyar con entusiasmo a las candidaturas que les puedan asegurar a los vecinos una mejor comuna”, anunciaría por esos días.

El careo con Morel

Ya en mayo de 2016, Ruiz-Tagle y Morel, los supuestos promotores del acuerdo se careaban ante la jueza  Elizabeth Reinoso.

“La proposición de hacer esa reunión yo la recibí de un tercero, cuyo nombre soy incapaz de recordar en este momento, y ese tercero venía con un recado de CMPC Tissue, en este caso probablemente de Jorge”, declaraba el exministro.

“Yo no mandé a nadie, ni sé de nadie que hayan mandado en representación de CMPC Tissue o haya intervenido para reunirse conmigo”, respondía Morel.

“Jorge Morel insistió, a mi juicio en un tono amenazante, que para CMPC Tissue era muy importante recuperar la participación de mercado que había perdido, dado el crecimiento que habíamos conversado, e iba a hacer valer toda su fuerza o poder, su posición de mercado”, defendía Ruiz-Tagle.

“Se hace la víctima”

Arturo Mackenna, ex gerente de CMPC decía por entonces que el ex ministro de Piñera “se hace la víctima ahora”.

En sus palabras, “no creo que haya ningún estúpido en el mundo que compre una compañía pequeñita en US$ 130 millones. Se hace la víctima ahora, ¿por qué?, ¿por miedo?”.

En fin, del hecho ya transcurrieron más de dos años y medio y el asunto es que Ruiz-Tagle vuelve a Colo Colo. Y lo hace después de haber recontrajurado alguna vez que no. Habrá que ver cómo lo recibe el pueblo albo. Por lo pronto, ayer, cuando aparecía en las huestes albas, una mujer vociferaba “no te queremos acá, sinvergüenza”.

 

 

La