Tal como había prometido, la columnista de radio Bío-Bío y licenciada en Filosofía, Tere Marinovic, arremete contra Giorgio Jackson luego de que este replicara con una declaración pública el espacio de opinión en que Marinovic fustigaba a Carmen Gloria Drago, madre del parlamentario, por una cunas compradas en su rol como directora de Finanzas de la Junji. Acá un extracto de la columna en la emisora radial.

“Lo primero que quiero decirle, honorable diputado, es que ya que usted califica de difamatoria mi columna, y se arroga la representación de su madre, que por lo visto vive en una especie de Olimpo; ya que a diferencia suya, usted en su condición de enviado que puede hablar con los mortales, le pediría que fuera preciso, que no omitiera detalles (relevantes) y, fundamentalmente, que no faltara a la verdad como lo hizo en su comunicado. Carmen Gloria Drago no es, como dice usted, Ingeniero de la Universidad Católica de Valparaíso, sino Ingeniera en Alimentos. Esto no es algo accesorio o marginal. Se trata de una carrera que pertenece al área de las Ciencias de la Alimentación de esa universidad y no a la de la Ingeniería Civil. Y es el Ministerio de Educación el que dice que las expectativas de sueldo para esa carrera son de 800 o 900 mil pesos. Muy distintas a las de un ingeniero a secas.

Respecto del diplomado que menciona, le informo algo que usted debiese saber. Que éste no constituye grado académico alguno. De hecho, se trata de un curso que dura 15 días hábiles. 120 horas.

En lo que se refiere a la trayectoria profesional de su madre, ella trabajó desde el año 87 al 2010 en el mundo privado. Y recién en 2011 llegó con Alberto Undurraga a la Municipalidad de Maipú. Alberto Undurraga, el mismo que llamó a votar por usted en las parlamentarias de 2013, ¿recuerda? En ese tiempo, usted jugaba al colaboracionismo crítico. Lo interesante es que usted y su madre llegaron juntos al Servicio Público. Usted al Congreso; ella, a la Junji. Algunos podrán considerar sospechosa la coincidencia, yo me limito a decir que se trata de un alineamiento astral digno de estudio.

Dice usted después, señor diputado, que su madre llegó por mérito, que ganó un concurso de la Alta Dirección Pública para llegar a la Junji, que había 500 participantes. Falso. Eran 130. Pero le faltó aportar antecedentes más importantes aún que el número de competidores… el primero es que su madre llegó a la Junji justo tres semanas después de que Bachelet asumiera, sin concurso ni sorteo. El segundo que ella “ganó”, como dice usted, cuando llevaba ya un año de interina; o sea, cuando competía con ventaja porque conocía perfectamente la división del Estado a la que postulaba. Usted sabe, honorable diputado, ¿por qué después de eso se modificó el sistema de la ADP? ¿Por qué el funcionario transitorio ya no puede ser un externo? Porque esa figura, al momento que su madre entró a la Junji, era la que usaban los gobiernos para poner a dedo a sus elegidos. (…) Dice usted también, en su comunicado, que hago una comparación que no es válida en lo que se refiere al precio de la adquisición de la cunas. Lo que dije fue que costaron 416 mil pesos. Eso costaron. ¿Sabe en qué me equivoqué? en actualizar el valor. El año pasado la Junji pagó 589 mil pesos por las cunas en cuestión. Me di el trabajo de buscar una para mellizos en el mercado, hay pocas, pero encontré alguna. La más cara, 400 mil pesos. No tiene sentido que explique cuál es la diferencia entre las que compra la Junji y las que se venden. Mucho más elocuente es una foto. La voy a subir hoy a mis redes sociales.

Yo entiendo que usted quiera defender a su madre. Me parece bien. Aunque estime torpe la forma para hacerlo. Lo que no acepto es que, siendo usted diputado de la República, defienda a la misma empresa que su madre favoreció y cuestione a la misma empresa que su madre perjudicó (…)

Por más millenials que usted sea, por más acostumbrado que esté a creer que el mundo gira alrededor suyo, de hecho, no es usted ni su madre el objeto de mi preocupación , el lo que ella hizo con la plata que nos pertenece”.

La columna completa acá.