A tres días del peor accidente aéreo en Cuba en casi tres décadas, las causas que llevaron al Boeing 737 de Cubana de Aviación a estrellarse en un campo de cultivo el pasado viernes a los pocos minutos de despegar del aeropuerto internacional José Martí de La Habana sigue siendo un misterio.

Las autoridades cubanas tratan de identificar a las 111 víctimas y las dos únicas sobrevivientes se mantienen hospital de La Habana en un estado crítico, el sábado se anunció el hallazgo de la caja negra con la que podrán comenzar las investigaciones en las que participarán peritos y aseguradoras internacionales, según confirmó el ministro de Transporte Abel Yzquierdo.

Mientras surgen nuevas pistas de las causas del accidente, en los últimos días todas las miradas se han puesto sobre la empresa mexicana Damojh, también conocida como Global Air, a la que Cubana de Aviación había fletado el avión y a la la tripulación, todos ellos de nacionalidad mexicana, que fallecieron en el accidente.

Este mismo lunes, las autoridades mexicanas suspendieron de forma temporal las operaciones de Global Air mientras se realiza una investigación de lo sucedido, informó la Dirección General de Aeronáutica Civil.

De acuerdo con Aeronáutica Civil mexicana, Global Air será sometida a una “verificación extraordinaria mayor” con el objetivo de comprobar si la empresa cumple con todas las normativas requeridas y para “recopilar información” sobre el accidente.

Estas son las cuatro denuncias e incidentes protagonizados por esta compañía de aviación en los últimos años:

1. En 2010, la compañía estuvo suspendida por más de un mes:

La medida se tomó por un aterrizaje de emergencia de uno de sus aviones el 4 de octubre de ese año en Puerto Vallarta “por una falla del tren de aterrizaje de nariz”, según informó la SCT de México. La situación de emergencia provocó un fuego que fue apagado rápidamente sin provocar heridos. Entonces, Damohj fue sujeta de una verificación extraordinaria por la que sus actividades se suspendieron entre el 11 de noviembre y el 18 de diciembre de 2010, hasta que solventó los problemas detectados.

2. Un piloto jubilado de Cubana de Aviación dice que se había recomendado no rentar más la compañía ni su tripulación:

Ovidio Martínez López dijo en un post en su cuenta de la red social Facebook que un avión rentado por la compañía cubana a la mexicana desapareció brevemente del radar en 2010 y 2011 a su paso por Santa Clara. Eso provocó la suspensión del capitán y el copiloto por las autoridades cubanas. Según Martínez, la autoridades de seguridad aérea recomendaron entonces a Cubana de Aviación que dejara de rentar aviones y la tripulación a Damojh.

3. Un expiloto de Damojh, Marco Aurelio Hernández, demandó a la compañía en 2013 ante la Dirección de Aeronáutica Civil por la falta de mantenimiento de sus aviones, que suspendió temporalmente una de sus aeronaves:

En declaraciones al diario Milenio, el comandante de vuelo, quien aseguró haber pilotado el avión accidentado en Cuba en más de una ocasión, afirmó que durante sus años de servicio con la compañía mexicana se vio forzado a usar aeronaves con llantas ponchadas, voló por Sudamérica sin radar y tuvo vuelos con fallas importantes desde en el motor (en una ocasión que transportaba al club de fútbol Cruz Azul) hasta en el sistema eléctrico. El piloto también afirmó en esa entrevista que un inspector chileno les prohibió volar más en ese país por las anomalías que tenía una de sus aeronaves.

La Secretaria de Transportes de México confirmó que después de que el capitán Hernández presentara su denuncia en octubre de 2013, llevaron a cabo “una verificación mayor extraordinaria del 4 al 8 de noviembre de ese año y se suspendió una de las aeronaves hasta que se presentara la documentación para atender los requerimientos de la verificación, lo que ocurrió el 10 de enero de 2014”.

4. Guyana prohibió volar al avión accidentado en 2017:

Fue después de que el gobierno de ese país descubriera que la tripulación del Boeing 737-200 permitía sobrecarga de equipajes en vuelos hacia Cuba, según le confirmó el director de aviación civil de ese país, Egbert Field, a Univision Noticias.

Según Field, el Boeing 737, que volaba operado por la aerolínea de bajo coste hondureña EasySky, había realizado cuatro rutas a la semana entre Georgetown (Guyana) y La Habana desde de octubre de 2016 hasta que fue suspendida en la primavera de 2017.

Esa decisión se tomó después que las autoridades descubrieron que la tripulación cargaba cantidades excesivas de equipaje que podían poner en peligro la seguridad del avión. En una ocasión, las autoridades guyanesas localizaron maletas almacenadas incluso en el baño del avión.

Crisis de Cubana de Aviación

El accidente del Boeing 737 se produce además en medio de una crisis de la compañía Cubana de Aviación. El ministro de Transporte cubano ha reconocido que es habitual que esa aerolínea rente aeronaves a compañías extranjeras, algo que atribuyó al embargo estadounidense que impide a la aerolínea renovar su flota o comprar partes para hacer el mantenimiento.

Según explicó, Global Air era responsable del mantenimiento de las aeronaves. “Este avión (el accidentado) lo habíamos rentado hace menos de un mes. Conservamos toda la documentación donde se refleja que la tripulación estaba certificada y apta”, apuntó.

Por su parte, las autoridades mexicanas han asegurado que la compañía contaba con los permisos vigentes para rentar sus areonaves y que en noviembre de 2017 había pasado el programa de verificación de mantenimiento. Sin embargo, este lunes, la Dirección General de Aeronáutica Civil de México (DGAC) anunció la suspensión temporal de la aerolínea mientras realiza una nueva auditoría a Damojh “como parte de una verificación extraordinaria” para analizar las condiciones de la aerolínea y “recopilar información para coadyuvar con la investigación del lamentable accidente”, informó la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) en un comunicado.

Por otra parte, este lunes se conoció que Meigas Aviation Services, la empresa que dio origen a Global Air cuyo propietario es el español Manuel Rodríguez Campos, tiene dos registros en paraísos fiscales en Panamá y San Cristobal y Nieves, según reportó el diario El Universal. Univision Noticias pudo comprobar que el nombre de la empresa también aparece en los Panama Papers, la mayor investigación colaborativa de periodistas que reveló cómo escondían fortunas los ricos del mundo y personas de dudosa reputación.

Pese a todas estas pistas que apuntan a fallas anteriores de la aerolínea mexicana, expertos en aviación recomiendan esperar a la investigación oficial que podría tardar más de un año. “Los investigadores analizarán los restos del avión accidentado, el trayecto, analizarán el historial de la tripulación y del avión, el tiempo en el momento del accidente, el control aéreo, la situación en el aeropuerto…”, le explica a Univision Noticia Frank Jackman, vicepresidente de comunicaciones de Flight Safety Foundation