Salas y la caridad

Dos hechos han copado las páginas interiores de los diarios esta última emana: el aporte de los millonarios Farkas y Nazar a la Teletón, y el retiro definitivo del Matador Salas del fútbol profesional. Hechos desligados entre sí, pero que son el fiel reflejo de dos calidades humanas. La del millonario ostentoso sediento de figuración y la del personaje que es público fruto de su talento y muy a pesar de su voluntad. En el Anecdotario del Fútbol Chileno, libro recientemente publicado por Juan Cristóbal Guarello y Luis Urrutia, Chomsky, hay un par de párrafos dedicados a la anónima generosidad del Matador que bien valen una lectura en medio de tanta competencia por dar con tal de recibir.

“A diferencia de la mayoría de los personajes públicos, Salas odia que sus buenas acciones sean publicitadas. Una vez, estando en la Lazio, vio a un niño con una rara enfermedad a través de la señal internacional de TVN. En silencio se contactó con la producción del programa y entregó una importante suma de dinero para su rehabilitación. La única condición fue que “no se dijera al aire que ayudé”.

Para una Teletón, estando en River Plate, el Matador puso varios millones de pesos con absoluto sigilo. Sin embargo, en medio de la maratónica transmisión, recibió un llamado que lo puso al aire. Le insistieron para que contara con cuánto había colaborado. Salas se negó rotundamente. Si decía la cifra, dejaba muy mal a varios figurines que habían entregado sus aportes con bombos y platillos.

Por la misma razón, Salas es muy querido en el Sindicat6o de Futbolistas chileno. Cada vez que hay que ponerle el hombro a la causa gremial, el Matador, consciente de que no todos han tenido su suerte, se mete la mano en el bolsillo generosamente”.

The Clinic Newsletter
Comentarios