Cambios en el torneo chileno: Buscando el sistema ideal


El campeonato de futbol nacional está en análisis. Hace un par de semanas se modificó el torneo de primera división nuevamente, al eliminar los grupos en que se organizaban los equipos. La idea es simplificar el torneo para que desde el 2010 tengamos una competencia con solo 16 equipos y un sistema como la gente que se mantenga en el tiempo. En el resto de Sudamérica hay torneos relativamente bien organizados como el argentino y el brasilero, mientras que otros son un puzzle que muy pocos logran resolver.

Por Norman Varas

Hace 10 años aproximadamente empezaron los experimentos con torneos “a la argentina” y posteriormente modificaciones extrañas del torneo regular de dos ruedas con divisiones de puntos al final y liguillas para salir campeón y para descender. En el nuevo siglo, los torneos cortos se adueñaron del fútbol de primera división, teniendo a los Playoff como la forma para determinar al campeón del torneo. Por cosas de tiempo (Copa América ocupando parte del calendario anual), se optó un par de veces por regresar a los torneos “a la argentina”, donde no se jugaban los famosos Playoff.

Entremedio de todo este enredo de torneos, Don Choco (Reinaldo Sánchez) propicio el aumento de los clubes en la primera división, algo que terminó por “colapsar el sistema”, invirtiendo la pirámide normal de distribución de clubes a nivel mundial, donde las divisiones inferiores casi siempre tienen más equipos que las de arriba.

Con la administración de Harold Mayne-Nicholls, empezaron los cambios que regresarían todo a la normalidad. La idea era volver a lo que teníamos antes de Don Choco, organizar el torneo de segunda división y determinar un modelo de campeonato para la Primera A que se mantenga en el tiempo como lo hacen los “países serios”.

En este punto tenemos 3 alternativas:

– Torneo largo de 30 fechas
– Apertura y Clausura sin Playoff
– Apertura y Clausura + Playoff

En el resto de Sudamérica los torneos se organizan en su mayoría con Apertura y Clausura a excepción de Brasil, donde los equipos juegan 2 torneos grandes en el año, un Estadual donde juegan con los equipos de la región y un Brasileirao, que incluye a distintos equipos de cada estado, siendo el torneo más importante del año. Como buenos brasileros fanáticos por la pelota, juegan 3 veces por semana, les alcanza para jugar 3 torneos en el año (los 2 mencionados + la Copa Brasil) y nadie reclama.

Dentro de los países que ocupan Apertura y Clausura hay algunos que tienen reglas absolutamente extrañas y enredadas como el campeonato ecuatoriano en donde dividen el torneo en 4 etapas, todos contra todos, grupos, cuadrangulares y al final un enfrentamiento entre los 2 mejores de todos los enfrentamientos que se realizan. Hay otros casos como el campeonato uruguayo en donde el torneo es simple pero pueden existir 5 campeones en el año (Campeón uruguayo, Campeón de la tabla anual, Campeón del Apertura, Campeón del Clausura y Campeón del Torneo Liguilla Pre-Libertadores de América).

En Perú, gracias a las reglas de su campeonato, se dio este año una situación insólita a nivel mundial, en donde un equipo (Universidad San Martín de Porres) debía perder su último partido para salir campeón. Al final no perdieron pero salieron campeones igual ya que Universitario de Deportes no logró sumar los puntos que lo dejaban dentro de los 7 primeros del torneo de Clausura 2008 y cumplir con el reglamento para disputar la final con San Martin (Universitario ganó el Apertura 2008).

En Argentina se desarrolla un campeonato que desde Chile siempre se observa con atención y muchas veces se ha querido imitar. En este último torneo se produjo una emocionante definición entre 4 equipos en la fecha final, lo que terminó con 3 equipos empatados en puntaje y la definición del campeón mediante un triangular final entre Boca Juniors, Tigre y San Lorenzo. Finalmente, Boca Juniors fue el ganador de ese triangular con varias polémicas de por medio.

Pese a lo emocionante que se puede ver este torneo, tanto hinchas como dirigentes no están muy conformes con el sistema y las últimas declaraciones de Julio Grondona (presidente de la AFA) van por el lado de cambiar el torneo y jugar como lo hacen las ligas serias a nivel mundial, con un torneo largo de 1 año, 2 ruedas y diversos métodos para determinar a los clasificados a las copas y los equipos que descienden. Todo esto basado en el calendario europeo.

En Chile también se quiere estar a la par con el calendario europeo pero aun no se sabe qué sistema de torneo le gusta a la mayoría de los clubes. Mi opción, y creo que es por lo que vi desde chico, va por el torneo largo de 30 fechas (16 equipos) “estilo europeo”, el cual se puede organizar de una manera en que la mayoría de los equipos se juegue cosas durante el año.

Se ha dicho muchas veces que los torneos cortos benefician a los equipos chicos y que es la única forma para que salgan campeones, algo que solo premia a la mediocridad y nivela hacia abajo. En los últimos 30 años del futbol argentino, donde se han jugado torneos largos y cortos, los equipos chicos han salido campeones en ambos sistemas demostrando que al armar un buen plantel (Wanderers 2001 en Chile), se puede pelear un torneo de 30 fechas. En el último tiempo, han existido equipos como Audax Italiano y Ñublense que han ganado los tramos de 20 partidos de la fase regular y perfectamente podrían disputar con buenas armas las 10 fechas restantes en un torneo largo.

La inmediatez de los torneos de ahora buscan aprovechar las rachas de los equipos, y en ese sentido, los equipos grandes siempre van a tener ventajas por sobre los chicos, llevándose la mayoría de los torneos (en realidad, van a tener ventajas en todo pero es cosa de que los demás hagan algo para que se acorten esas diferencias).

Algunos discuten que los torneos cortos son más emocionantes y que los largos aburren. Eso es totalmente falso si hablamos de un torneo largo de 16 equipos, en donde un gran porcentaje de equipos puede pelear por cosas en ambas ruedas (Campeonato, Copa Libertadores, Copa Sudamericana, Descenso). Si a esto le agregamos la posibilidad de jugar la Copa Chile entremedio, con una buena calendarización, el torneo puede ser tan entretenido como muchos torneos largos que se han desarrollado con éxito en las décadas pasadas.

Como conclusión, y al ver lo que pasa en otros países, antes de copiar sistemas como se hizo en los últimos años con los torneos mexicanos y argentinos se debe analizar bien lo que se quiere para el fútbol chileno. Han pasado muchos años en donde distintos torneos, con diferentes sistemas se desarrollaron con éxito y otros fueron un absoluto fracaso, demostrando que si no hay un estudio profundo de la situación, vamos a seguir cambiando el sistema cada 3 años, sea cual sea el que se elija.

The Clinic Newsletter
Comentarios