Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Uncategorized

19 de abril de 2009

Barticciotto: Crónica de una muerte anunciada

Por

La renuncia de Barticciotto el día de ayer fue sorpresiva para todos, durante la semana hubo reuniones entre el DT y los dirigentes que apaciguaron el ambiente en el Monumental y que terminarían en un asado de camaradería entre jugadores, cuerpo técnico y dirigentes donde las diferencias habrían quedado atrás. Al parecer eso no sucedió y Barticciotto tuvo que tomar esta drástica decisión a horas del Superclásico pero manteniendo sus convicciones hasta el final.

Por Norman Varas V.

Desde la llegada de Barti al equipo de Colo Colo que las cosas no fueron “normales”. Blanco y Negro lo eligió como “lo menos malo” después que se cayera la llegada de Pekerman y además le pidieron la opinión a los jugadores que visaron su llegada y le dieron la bienvenida con “Lógicamente” Sanhueza sentado en la conferencia de prensa de la presentación.

El ex futbolista tomó el barco cuando todo el mundo estaba apestado de Astengo y sacó campeón a Colo Colo sin mayores problemas. En el triunfo todo estuvo bien pero los problemas comenzaron en la pretemporada.

Miguel Riffo, Rodrigo Meléndez y Macnelly Torres estuvieron a punto de ser devueltos a Santiago cuando se fueron de pesca en medio de la pretemporada y llegaron tarde a los entrenamientos. Barticciotto fue estricto con el asunto de los horarios y estableció multas a los jugadores por los atrasos. Esto se extendió a las concentraciones y entrenamientos.

Los primeros problemas futbolísticos comenzaron en el verano con la eliminación alba de la Copa Chile, donde se empezó a ver como los jugadores se tomaban de distinta forma ciertos partidos que no eran “tan importantes”. Todo se justificó con la pretemporada.

En las semanas siguientes vino el magro debut en la Copa Libertadores que encendió las alarmas en el cacique y que derivó en una serie de malos resultados a nivel nacional. Posteriormente, los albos cambiaron el “Switch” y se acordaron de jugar en la Copa Libertadores, ganando en Brasil, Santiago y empatando en Ecuador, sumando puntos importantes para instalarse en zona de clasificación.
En medio de toda esta irregularidad comenzaron los problemas que detonaron la salida del técnico. Primero fue la Garra Blanca que comenzó con los canticos en apoyó a Barticciotto, dejándole claro a los jugadores quien tenía el apoyo de la hinchada. Rodrigo Meléndez nuevamente estaba metido en los problemas y era el blanco de las críticas, “Kalule juega para atrás”, decían en la GB.

Internamente las cosas no se veían mal, todos se apoyaban públicamente y hacían ver que las cosas estaban fuertes. Sin embargo, todo cambio en la previa del partido contra Liga en Ecuador.

En un arranque de honestidad tremendo, Marcelo Barticciotto disparó en contra de los jugadores, afirmando que había algunos que no estaban comprometidos 100%, que “cortaría cabezas” si era necesario y que le molestaba mucho la presencia de “soplones” que ventilaban todo lo que pasaba en el camarín a la prensa (días antes La Tercera había publicado los retos del DT a sus jugadores en el camarín, después de una derrota). La forma quizás estuvo mal pero el fondo era algo que tenía que explotar en algún momento y que molesto demasiado a los jugadores, quienes fueron representados por su capitán, Arturo Sanhueza, para declarar que rechazaban todo lo dicho por Barti y que estaban 100% comprometidos con el equipo. Todo esto a horas de jugar contra Liga.

La decisión tomada por el DT al otro día, cortando a Riffo, Meléndez y Jara, terminaba por despejar las dudas de todo el mundo con respecto a quienes eran los jugadores que no estaban aportando. Esta fuerte medida no iba a gustar a parte del plantel y algunos gestos como el de Luis Mena dedicándole el gol del empate en el partido contra Liga, eran gestos que hablaban de que Barti tenía aliados dentro del grupo de jugadores, que de seguro compartían las decisiones tomadas con anterioridad.

Luego de esto se vendrían las reuniones con los dirigentes y todas las acciones para recomponer un camarín quebrado que nunca se pudo recuperar.

El camarín albo es complicado, mañoso y viene con muchas anti-prácticas que se alejan de lo profesional, desde la época de Claudio Borghi que les permitía todo. Por las informaciones que han salido en varias partes (diarios, radios, tv), se acabaron los asados, se acabó lo de fumar en el camarín, se acabaron los Roncola en el jacuzzi luego de los entrenamientos, se acabaron muchos vicios dentro del plantel que no aceptó de buena gana estas medidas disciplinarias de Barticciotto.

A pesar de que Marcelo Pablo tiene una buena responsabilidad en todo esto (especialmente su falta de experiencia para manejar un camarín complicado y vivir situaciones conflictivas), la actitud poco profesional de algunos jugadores (especialmente los “4 mucamos”: Riffo, Sanhueza, Meléndez, Jara) es lo principal en este lio. Ellos terminaron por colmar la paciencia y los valores de un cuerpo técnico que vio como les faltaban el respeto y que no tuvo el apoyo de la dirigencia para cortar a los malos elementos y terminar con este problema interno. La gente de Blanco y Negro se lavó las manos, no apoyó a Barticciotto con el asunto de los “cortados” porque no era conveniente para sus intereses (venta de jugadores como Jara) y de paso le dio una mano al “plantel malo” para que siguieran haciendo de las suyas.

Afuera también hubo un elemento que disparó y que pudo quedarse en silencio para no meter más ruido en este problema, Claudio Borghi. El “Bichi” se aburrió de dar declaraciones a los diarios, ganándose portadas, metiéndose en los asuntos de su ex club, aportando con un poco más de leña al incendio, siendo que muchos de los vicios que hoy causaron problemas, vienen desde su mandato.
En el momento de la declaración oficial de Barti, los motivos de la renuncia quedaron más que claros:
«Jamás la dirigencia se metió en temas futbolísticos y estoy renunciando por un tema puntual. Nosotros renunciamos porque no podemos compartir temas que no están bien. La falta de profesionalismo no la podemos tolerar. Ellos respetan nuestro trabajo, la situación no daba para más».

Después de todos los antecedentes planteados solo queda esperar que decisiones va a tomar B&N en el futuro. Un entrenador de categoría con el peso suficiente para meterse en el bolsillo a todos los mañosos que hay en el plantel suena como la mejor medida. A Colo Colo tiene que llegar alguien respetado como ocurrió en la Selección Chilena con Bielsa o en la U con Markarian, no alguien que los jugadores vean casi como un colega o amigo. Otra de las medidas a tomar por la dirigencia alba, y que es un poco más complicado por cosas de contratos, es la de romper la cofradía que existe en el camarín. Si los elementos polémicos no se van, ante cualquier problema que se presente, estos grupos ejercerán su poder dentro del plantel y no tendrán problemas en sacar al entrenador de turno. Ya lo vimos con Barticciotto y nadie puede asegurar que no se produzca otra vez.

Temas relevantes

#Barticciotto#colo-colo

Notas relacionadas

Deja tu comentario