Extrañamente, la única cámara de seguridad que podía registrar los hechos que rodearon al incendio en el penal Colina II, el pasado domingo 26 de abril, no funcionó por problemas de mantenimiento. Según los diputados DC Gabriel Silber y Sergio Ojeda, el circuito cerrado de seguridad del recinto funcionó sin mayores problemas el fatídico día, con la salvedad del equipo de grabación que custodiaba el módulo 6 de la cárcel, donde a las 11 de la mañana una pelea entre reos provocó el incendio que mató a 10 internos y que hoy cuestiona el actuar de Gendarmería.

En razón de lo anterior, los parlamentarios también integrantes de la comisión de Derechos Humanos de la Cámara Baja, visitaron el recinto para inspeccionar las condiciones de seguridad en que conviven los reclusos. A su salida, la dupla de diputados calificó la situación como “dramática y peligrosa”, sosteniendo que con las actuales condiciones del recinto penitenciario, la muerte de internos puede volver a repetirse.

Silber aseguró que Gendarmería le informó acerca del problema de mantenimiento en uno de los equipos de monitoreo. “Lo que nos señalan es que ese día no estaba operativa esa cámara de seguridad. Al parecer, el resto estaba en condiciones de funcionamiento, pero la cámara que apuntaba al módulo que fue objeto del incendio, no estaba operativa, por lo tanto, no hay registro fílmico”, agregando que “fue por razones de mantención, que hoy día fueron subsanadas”.

Además, según informa La Tercera hoy, los familiares de Rodrigo Muñoz, uno de los reos fallecidos, dieron a conocer esta tarde el certificado de defunción del recluso, que estipula las 11:20 de la mañana como hora de deceso. Vale decir, veinte minutos antes que Gendarmería reaccionara ante la alerta de llamas, como señalan en su informe.