La transparente obscenidad de cada día


POR HERNÁN SANDOVAL O./ Presidente Corporación Chile Ambiente.
La foto del aporte de una empresa a la reconstrucción podría haber sido banal, si no fuera por el producido escenario, La Moneda, el Presidente de la República, el cheque gigante, una ocasión publicitaria que ENERSIS aprovechó a fondo. Podría tolerarse que aprovecharan esa oportunidad, pero que allí mismo el Presidente de Enersis proclame “que las autoridades anteriores tuvieron falta de voluntad hacia el proyecto HidroAysén por lo que hicieron exigencias demasiado grandes en la tramitación ambiental de éste” y llame a “alcanzar un equilibrio”, no es tolerable. El Presidente de ENERSIS está pidiendo ser exonerado del cumplimiento de las leyes de la república en presencia de sus más altas autoridades.

Ello es definitivamente obsceno (RAE: impúdico, torpe, ofensivo al pudor).

Lo es porque no deben usarse los símbolos republicanos para fines privados, con presidente y palacio presidencial incluido; lo es porque las más altas autoridades del ejecutivo no deben prestarse para ello; lo es por el Sermón de la Montaña “no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha”, que asumo que los que aparecen en la foto comparten. La caridad debe ser modesta y silenciosa.

Diez millones de dólares no modificarán la visión de las autoridades sobre ese proyecto, no es, como algunos lo insinúan, un intento de coima, va más allá, quieren impresionar a la opinión pública. ENERSIS quiere mostrarse como una gran benefactora de la Patria, hoy ayudando a “levantar Chile”, mañana procurando la”autosuficiencia energética” del país con HidroAysén, esperando licencia para depredar la Patagonia de una sociedad agradecida por tanta generosidad. ¿Cuánta es la generosidad? Para una empresa que obtuvo más de 1.250 millones de dólares de ganancias en 2009, 10 millones de dólares está muy lejos de ser una suma significativa, es menos del 1%, no es “dar hasta que duela”. Más que las ganancias pasadas importan las futuras; según la propia HidroAysén, las 5 represas generarían unos 18.430 gigawatts hora al año, que al precio de nudo actual representan un ingreso de más de 1200 millones de dólares anuales a partir del 2025, cuando empezarían a funcionar. A pesar que la empresa ya anunció que sus costos han aumentado a 7.000 en lugar de los 4.000 millones de dólares iniciales, la enormidad de las ganancias permite absorber esos aumentos y otros más porque tendrían un excedente superior a los 500 millones de dólares anuales.

No a HidroAysén es cada día más un deber moral, no es sólo la defensa de nuestro patrimonio ambiental, es decir no a la impudicia del dinero que pretende avasallar la naturaleza y adormecer las conciencias.

Ojala no nos acostumbremos a la transparente obscenidad de cada día.

The Clinic Newsletter
Comentarios