Lan Chile fue multada, luego de que la Comisión Europea coprobara que, junto a otras diez aerolíneas, estaba coludida en un cartel, organizado cladentinamente para elevar los precios y establecer nuevos recargos por prestar servicios de transporte. Las otras empresas involucradas en el tinglado son Air Canada, Air France-KLM, British Airways, Cathay-Pacific, Cargolux, Japan Airlines, Martinair, SAS, Singapore Airlines y Qantas. Todas ellas, según la CE: “coordinaron su política” (…) “de combustible y seguridad sin descuentos durante seis años”.

Las aerolíneas coludidas establecieron “un recargo (…) por kilo a todos los envíos (de carga). Los miembros del cartel ampliaron su cooperación introduciendo un recargo de seguridad y negándose a pagar una comisión sobre los recargos a sus clientes (pasajeros)”. Debido a esta cochina práctica, LAN y el resto de las líneas aéreas deberán cancelar una multa de 800 millones de euros ($524 mil millones).

Los encargados de cautelar la libre competencia en Europa, como el comisionado Joaquín Almunia, dicen que es “deplorable” que “tantas aerolíneas importantes coordinaran sus precios en detrimento de la actividad empresarial europea y los consumidores europeos” (…) “Con la decisión de hoy, la Comisión está enviando un mensaje claro de que no tolerará la creación de carteles”, remata Almunia en declaraciones al diario El País de España.

La aerolínea alemana Lufthansa se libró de sufrir la rigurosa multa, solo por haberse descolgado del cartel y haber colaborado con las autoridades europeas. Aunque no está del todo claro si los fiscalizadores estaban al tanto del funcionamiento del cartel aéreo o si fueron avisados por la compañía germana.

LAN deberá pagar 8,8 millones de euros, en una multa que fue rebajada según ha circulado por “medidas de clemencia”. Éstas estarían relacionadas con algún nivel de colaboración con las etapas finales de la investigación.

¿Y PIÑERA?

Según las autoridades europeas el cartel aeronáutico estaba funcionando desde hace seis años. Respecto de LAN, el presidente chileno Sebastián Piñera comentaba en su reciente viaje a Francia: “Es una empresa que conozco bien y fui parte de ella hasta hace algunos días atrás. Ahora, en 60 días más va a concretar su fusión con Tam y aterrizará en París” (…) “Luego añadió que mientras fue dueño de la línea aérea, el lema era: “Si vuelas con Lan, buen viaje; si vuelas con otra línea aérea, buena suerte”.