La increible historia del señor de las semillas de marihuana

Salió en los matinales, fue dos veces portada de Las Últimas Noticias y lo detuvieron con escándalo. Hasta antes de esos episodios, Ángelo Bragazzi estaba seguro que vender semillas de marihuana por Internet era legal. Hoy un fiscal trata de probar que es un traficante de materias primas y que promueve el consumo de cannabis pese a que sus clientes nunca le compraron un porro o una planta. Su caso volverá en enero a los tribunales y la mayoría de la mercadería que le incautaron se perdió por el camino.

Foto: Archivo The Clinic

Es 28 de marzo de 2006 y Ángelo Bragazzi toma desayuno en el comedor de su casa. De pronto suena su teléfono móvil. “Están las papayas en la tele”, comenta una voz al otro lado de la línea y cuelga de inmediato. Al instante enciende el televisor y observa en TVN la foto de una frondosa mata de marihuana acompañada de la frase: “Este señor es un traficante y tiene que ser detenido”. La voz era del senador UDI Jaime Orpis y aludía al propietario de una página web que vendía semillas de cannabis por internet. El personaje requerido no era otro que Bragazzi.

-Pocos días antes que saliera en la tele subí a la web una foto de una planta denominada papaya mango, un híbrido de aroma frutal cuya semilla había vendido al mismo compadre que me llamó esa vez. Cuando vi mi página en el programa sospeché altiro que el asunto no venía bien- recuerda Ángelo.

Su percepción era correcta. Doce días antes que su web apareciera en el matinal “Buenos días a todos”, un extraño correo electrónico llegó a la Brigada del Cibercrimen. El mensaje, fechado el 16 de marzo de 2006, a las 21:42 horas, decía: “hola, les mando esta información para ver si pueden cerrar este sitio web ya que estas drogas pueden llegar a nuestros hijos”. De inmediato el mail fue remitido al Ministerio Público y el fiscal Jaime Retamal dio orden de investigar la página www.closet.cl, de propiedad de Bragazzi.

El 31 de marzo Bragazzi aparecía en primera plana de Las Últimas Noticias asegurando que su negocio era legal. Cuarenta y cinco días después era detenido por la Brigada de Investigaciones Policiales Especiales (Bipe) y nuevamente su rostro estaba en la portada del mismo diario.

Pero para Bragazzi su negocio era como cualquier otro. Desde hacía un año había ampliado el giro de su tienda, dedicada al rubro eléctrico e hidropónico, agregándole la venta de semillas de cannabis.

-No fue una decisión tomada a tontas y a locas. Pregunté a bastante gente y me percaté que no existía infracción a la ley 20.000, puesto que la venta de semillas no estaba contemplada en el cuerpo jurídico; y si no está contemplada, no es delito- asegura.

Y aunque la ley 20.000, conocida también como la nueva ley antidrogas, no estipula el rubro de Bragazzi como ilícito, la Fiscalía Centro Norte está empecinada en demostrar lo contrario abriendo un espacio a la interpretación jurídica de la que difieren varios penalistas.

Sólo con la detención de Bragazzi se comenzó a vislumbrar la estrategia del fiscal. La formalización se basó en la infracción al artículo 3 de la ley 20.000. En el acápite se señala que se entenderá por traficantes todos aquellos que sin la autorización competente “importen, exporten, transporten, adquieran, transfieran, sustraigan, posean, suministren, guarden o porten tales sustancias o materias primas”. Dicho de otro modo: probar que las semillas constituyen realmente materia prima y contienen THC, el componente activo de la marihuana.

-Si se busca una equivalencia en la realidad habría que considerar a la amapola como materia prima del opio y castigar a todos aquellos que cultivan esta planta en sus jardines. Me parece que el Ministerio Público se está excediendo completamente en sus facultades-alega Pedro Mendoza, abogado de Bragazzi.

-Aquí hay un problema con el principio de legalidad. Cuando el artículo no contempla expresamente la conducta que se quiere criminalizar, no puede ser castigada y eso es precisamente lo que se le critica a la ley antidrogas- agrega Hernán Fuentes, abogado del Centro de Estudios de Derecho Penal de la Universidad de Talca.
Si se falla a favor de la tesis de la fiscalía, Angelo Bragazzi podría ser condenado por tráfico de materias primas, como se piensa rotular a las semillas y además por promoción, inducción y facilitación del consumo por el contenido de su página web, pese a que nunca vendió una planta o un porro de marihuana a sus clientes.

EL JARDINERO

Desde que vio el primer brote emerger de un oxidado tarro de leche Nido, Ángelo Bragazzi supo que tendría un vínculo estrecho con el reino vegetal. Su primera mata de marihuana, cultivada a los 18 años, se transformó en una hembra de hojas gigantes y cogollos plagados de semillas. Cada noche entraba el tarro a su pieza y en cuanto despertaba la sacaba a tomar el sol de la mañana. Con el tiempo la planta se hizo humo pero su incipiente afición a la botánica se mantuvo intacta.

-La planta de marihuana fue la que me inoculó el bichito de la curiosidad. Me fascinó el hecho de poner una semilla y observar cómo algo tan pequeño generaba vida- recuerda casi 30 años después.

En cuanto consiguió dinero instaló un invernadero en su casa y empezó a plantar cada semilla que llegó a sus manos. Su patio se transformó en una especie de jardín botánico y sus visitas a la feria se hicieron cada vez más esporádicas. Le bastaba estirar el brazo y recoger tomates, lechugas, perejiles, cilantros y otras especies, incluida su mata de macoña, camuflada en el follaje y destinada a su consumo personal.

-Todos los años me pegaba mi cosechita anual para abastecerme. Siempre me cargó andar detrás de los traficantes- recuerda.

En 1979 Ángelo tenía 20 años y trabajaba como reparador de redes en la Compañía de Teléfonos. Todas las tardes y los fines de semana se dedicaba a profundizar en lo que, hasta ese momento, consideraba sólo un hobbie. Y poco a poco empezó a dominar las técnicas de cultivo, el nivel de sustratos y el manejo de fertilizantes e insecticidas.

Todo de amanera autodidacta. Pero, sin duda, lo que más lo motivaba en un comienzo eran los cactus chilenos y la hidroponía.

-Las cactáceas eran mi fuerte. Investigué harto porque me parecen especies hermosas y además están en peligro de extinción. Con los cultivos hidropónicos también comencé experimentando hasta que desarrollé la técnica. Incluso después participé en el programa Tierra Adentro- cuenta.

Los experimentos en su “laboratorio” no cesaron. Un amigo llegó con el rumor de que era posible cultivar con tubos fluorescentes. Corría el año 82 y pensar en producir plantas indoor o bajo techo en Chile era casi un proyecto de ciencia ficción. Pero Ángelo hizo la prueba. Con cuatro tubos y la misma cantidad de semillas de cannabis comenzó los primeros ensayos.

-Luego de varias pruebas y errores me funcionó, pero el crecimiento era lento y producían plantas muy chicas. En ese tiempo no tenía idea que para un metro cuadrado se requerían 40 mil lúmenes, o sea 20 tubos de luz día-recuerda.

Bragazzi, sin siquiera sospecharlo, se transformaba en uno de los pioneros del cultivo indoor en Chile.

A fines del año 89, cuando la Compañía de Teléfonos se privatizó, Ángelo recibió el sobre azul junto a una jugosa indemnización. Con el dinero abrió un local de electricidad y telefonía en el barrio de Avenida Matta. Los primeros años fueron rentables pero durante la crisis asiática, a fines de los ‘90, el negocio se fue a pique. En ese momento decidió transformar su hobbie en un proyecto económico. En un comienzo pensaba importar semillas de Holanda y venderlas en Chile. Por eso pidió todos los permisos necesarios. Un viaje a Ámsterdam en el año 88 lo convenció de que se trataba de un negocio redondo.

-La ley dice que el SAG en casos específicos puede autorizar cultivos de cannabis para producir semillas para exportar. Si uno cultiva, por ejemplo, 30 metros cuadrados y considera que de cada planta se puede obtener alrededor 50 mil semillas, a un dólar cada una en el mercado extranjero, estamos hablando de una cifra estratosférica- cuenta Ángelo con los ojos saltones.

Lamentablemente para él, ni la Embajada de Holanda ni el SAG, autorizaron los permisos. Pero, como premio de consuelo, recibió de este último una licencia para importar semillas destinadas a alimento de pájaros.

Pese a todo, Bragazzi no se echó a morir. Si no podía importar ni cultivar en Chile al menos podría vender. “Si en el Jumbo comercializan semillas de canabbis, ¿por qué no puedo hacerlo yo?”, reflexionó en aquel entonces.

Sin dinero para realizar un estudio de público objetivo, Bragazzi tuvo que basarse en los informes del Conace y descubrió que su nicho de potenciales compradores no era nada despreciable.

-En el 2004 había más de 200 mil consumidores de marihuana que gastaban en promedio, al año, unos 30 mil millones de pesos- cuenta.

Con sólo el uno por ciento de esa masa Bragazzi se daba por satisfecho.

Su instinto comercial poco a poco comenzaba a afinarse. Estaba convencido que el cultivo indoor era una actividad emergente y que el arribo de nuevas cepas al país movilizaría a las huestes cañameras aburridas de fumar marihuana de tipo “paraguaya” prensada con aditivos tóxicos.

-De aquí a 20 años más va a estar lleno de weones enfermos de la cabeza- asegura Bragazzi.

No fue hasta la aparición de la revista Cáñamo, en el 2005, que el jardinero devenido en microempresario asumió que era el momento oportuno para ampliar el giro de su negocio.

-Cuando compré el primer número de la revista me percaté que había publicidad de bancos de semillas internacionales como Green House o Sensi Seeds y tiendas chilenas como Germinia y volví a pensar ¿y por qué yo no?- recuerda.

Desde el tercer número Bragazzi se transformó en un avisador más de Cañamo. Al mes siguiente comenzó a cosechar sus primeros clientes a través de su página www.closet.cl. Su olfato comercial le demostraría que sus cálculos no estaban errados.

LA FUNA
Apenas apareció por primera vez en Las Últimas Noticias, el 31 de marzo de 2006, el celular de Bragazzi no paró de sonar. Los pedidos de semillas se triplicaron y su página web, que antes recibía 8 mil visitas, ahora se empinaba sobre las 20 mil. Pero estaba intranquilo. Sabía que en cualquier momento la policía podía dejarse caer. Y lo hizo: un sujeto lo llamó por teléfono y le pidió un sobre de Magic Cristal.

-Llámame el 15 de mayo y ahí voy a tener –responde.

Bragazzi, sin darse cuenta, acababa de datear a un agente encubierto de Investigaciones. Desde marzo de 2006 que la policía civil, por indicación expresa del fiscal Retamal, lo seguía. Pero él lo intuía.

-Había un taxi parado todo el día frente al local y una camioneta afuera de mi casa. A veces salía y me daba cuenta que me estaban filmando- cuenta.

¿Y por qué seguiste vendiendo?
-Quería pisarle la cola al tigre. Necesitaba saber si me querían pegar un zarpazo o comerme entero- recuerda.

En sus inicios, Bragazzi se manejó con cautela pero a medida que transcurría el tiempo se fue relajando. “Empezaron a pasar los meses y asumí que la güevá se había aceptado socialmente y subí fotos de plantas e información sobre distintas cepas a mi página web”, dice.

Fue así como se enteró el anónimo sujeto que envió el primer mail a la Brigada del Cibercrimen y también el senador Orpis, un activo militante de la “cruzada” antidrogas.

La aparición de Bragazzi en la prensa sólo sirvió para ratificar las sospechas en su contra.

En la fecha pactada telefónicamente, la comisión civil se instaló en las inmediaciones del domicilio de Bragazzi y esperó que llegaran compradores. Uno a uno fueron “cayendo”. Algunos a la vuelta de la esquina portando sólo tierra, y otros, cerca del metro, con un pack de semillas. Cuando la evidencia fue suficiente, un grupo de detectives tocó su puerta.

-Les dije que pasaran y subí al segundo piso. Como uno me parecía cara conocida no les hice atados y me siguieron. Recién arriba me di cuenta de sus placas.

El sujeto que encabezaba el operativo era el agente encubierto. El mismo que le había comprado un sobre de semillas una semana atrás.

-Cuando llegó la primera vez me pareció altiro un compadre que no tenía el perfil del comprador. La gente que venía al local eran personas abc1, menores de 30 años, preferentemente hombres, profesionales o estudiantes universitarios. Pero este compadre no encajaba y además preguntaba puras güevás.

¿Cómo qué?
-Me dijo qué cuántas plantas le recomendaba tener, pero se delató cuando pagó el pack. En ese momento registré en un cuaderno la venta y dobló el cogote como queriendo cachar qué había escrito.

Aquella vez el incógnito sujeto se marchó del lugar con un sobre de semillas y una boleta en la mano. “Nadie me puede acusar de evasión de impuestos ni mucho menos de traficante. ¿Alguien ha visto a algún dealer dar boleta?”, asegura Bragazzi.

EL THC
La primera medida adoptada el año pasado por el fiscal Retamal fue ordenar los peritajes. El sobre que el agente encubierto le compró a 15 mil pesos a Bragazzi, con boleta incluida, se dividió en dos: cinco semillas fueron remitidas al Servicio de Salud Metropolitano Norte y las cinco restantes al Laboratorio de Criminalística. El objetivo era comprobar que sus productos contenían THC. Pero hasta ahora ninguna prueba ha detectado el componente.

El abogado Juan Pablo Hermosilla, especialista en materia de drogas, sostiene que existe mucha ignorancia al respecto. “Lo que la semilla tiene es la potencialidad de generar una planta que cuando se desarrolla puede llegar a concentrar THC, pero la semilla en sí misma no contiene”, afirma.

Es el senador Jaime Orpis quien ha ido más lejos. En un proyecto de ley para modificar el artículo tercero de la ley 20.000 asegura que la semilla de marihuana constituye materia prima cuando en su composición “haya presencia de un 3% o más de THC”. Sin embargo, nadie come semillas de cannabis para volarse.

La investigación contra Bragazzi se cerró hace aproximadamente dos meses, pero el resultado del peritaje a las semillas jamás fue adjuntado en la carpeta de investigación.

Y aun cuando la audiencia de preparación del juicio será en enero, hay un inconveniente: las semillas incautadas por la policía, prueba clave contra Bragazzi, desaparecieron. El Servicio de Salud Metropolitano Norte, donde supuestamente fueron remitidas, asegura que jamás llegaron a su repartición y que ni siquiera cuentan con un acta de recepción.

Es en el listado de incautación, luego del operativo realizado en el local de Bragazzi, se detalla la confiscación de 42 sobres con un total de 488 semillas. La fiscalía instruyó aquel mismo día a la Policía de Investigaciones solicitar al servicio de salud un peritaje. En el oficio, número 537, se detalla la cantidad y especie: 138 Magic Cristal, 127 Ingeniars Punch y 223 Widow Skunk, es decir, el total del producto incautado. Todas esas “materias primas” son las que están perdidas.

-Me parece muy extraño que las semillas no se hayan enviado al servicio de salud correspondiente puesto que la ley, en el artículo 41, contempla la obligatoriedad y en el 42 establece multas si el procedimiento no se cumple- afirma el abogado Pedro Mendoza.

José Luis González, encargado de la oficina de decomisos del servicio de salud, asegura que no recibió ni el oficio ni el parte original. “Cualquier cosa que llega yo la tendría registrada. Además, si se trata de tantas semillas tendría una contramuestra. Para mí no calza nada”, asegura.

¿Qué pasó entonces con las semillas?. El fiscal Retamal dice que fueron remitidas al servicio de salud pero declara no estar seguro si los resultados se adjuntaron en la carpeta de investigación. Sin embargo, los únicos informes recopilados hasta el momento son los elaborados por el laboratorio de criminalística. Pese a que ninguno de ellos da cuenta de existencia de THC en las semillas, Retamal insiste en que “tienen concentraciones mínimas”.

Rosamel Cornejo, en tanto, Jefe de Servicios de la Bipe, al ser consultado sobre el extravío afirma que “si se incautó esa cantidad se debió haber remitido donde se tiene que remitir. Nada queda dando vueltas. Porque si hay algo delicado en la institución es el tema de la droga”, asegura, excusándose de otorgar más detalles.

Bragazzi no quiere ser suspicaz, pero está consciente del dinero que puede generar su producto.
-No es por ser mal pensado, pero haciendo un cálculo hipotético, considerando sólo 400 semillas, se podrían cosechar 200 kilos de hierba de alta calidad que en el comercio clandestino arrojaría una ganancia cercana a los 2 millones de dólares- dice.
Víctor Carriel, Jefe de la Bipe, admite que “si hipotéticamente no existe evidencia incriminatoria todo queda a favor de el inculpado”.

De hecho, en las semillas que le compró el agente encubierto, de acuerdo con los análisis y un primer informe, no se detectó presencia de cannabinoides, resultado contrario a la tesis postulada por la Fiscalía.

La defensa de Bragazzi no se confía y piensa pedir que se investigue el caso para salir de dudas. La audiencia de preparación del juicio, postergada por el fiscal Retamal, fue decretada para el 31 de enero próximo. El escenario es incierto. En el mejor de los casos, el jardinero podría ser absuelto sin cargos porque no existiría evidencia para demostrar tráfico de materias primas, siempre y cuando no se compruebe “inducción, promoción y facilitación” al consumo. De lo contrario arriesga una pena de tres años y un día que, por su irreprochable conducta anterior, podría ser rebajada en un grado.

El jardinero espera la resolución con incertidumbre. Desde que fue detenido perdió innumerables clientes y tuvo que cerrar su negocio. Sus sueños de transformarse en un próspero empresario botánico se esfumaron.

Comentarios
Sabía ud que... EN LA ESCUELA MILITAR SE APRENDE SOBRE LA MARCHA. -------------------------------- Sabía ud que... LOS ARQUEÓLOGOS DISLÉXICOS SE VAN DE CAVACIONES. -------------------------------- Sabía ud que... “LEE ENTRE LÍNEAS” NO ERA BRUCE HACIENDO COCA. -------------------------------- Sabía ud que... CUANDO NO ME ENCUENTRO BIEN, USO GOOGLE MAPS. -------------------------------- Sabía ud que... EL CANTANTE MÁS DURO ES PEDRO PIEDRA. (MARIO HERRERA) --------------------------------