Obispo de Temuco no denunció abuso sexual de cura de Putaendo porque “no sabía que tenía que hacerlo”

Sin arrugarse, el obispo de Temuco, Manuel Camilo Vial, admitió conocer los detalles de tres acusaciones de violación y abuso sexual por un ex párroco de Putaendo, Francisco Valenzuela, contra menores de edad entre los años 2003 y 2010. "En esa época no había claridad. Son los padres, me parece, los que tenían que denunciarlo a la justicia. No tenía conocimiento que yo tenía que denunciarlo", dijo en su declaración. Vial fue citado por el Ministerio Público para dar testimonio en el Tribunal de Garantía de San Felipe como superior del cura Valenzuela durante el tiempo de los hechos denunciados y ahí señaló haber sabido del hecho. De hecho, Vial dio su declaración por un hecho anterior a las denuncias que persiguen a Valenzuela, y por las cuales fue detenido en septiembre del año pasado. Se trata de una violación cometida en 1989, cuando el ex párroco de Putaendo embarazó a una menor de 13 años que después tuvo un aborto producto de esa relación. Sobre ese tema, el obispo de Temuco dijo que por su grado tuvo que "escucharlo, reprenderlo y también darle la oportunidad de renovarse en su consagración". "Estos temas, en el año 90, se veían con mucho recato. Tuve conciencia de que había sido una violación (…). Ella tenía 13 o 14 años, pero físicamente era bastante madura, era una persona ya más desarrollada. No se trataba de una niñita". De hecho, el sacerdote explicó que le prestó ayuda espiritual a la familia afectada y envió a Valenzuela a la diócesis de Talca para su tratamiento y cuidado. Doce años después Valenzuela volvió a ejercer como párroco en Putaendo y un año después se registró una nueva denuncia, por las cuales hoy está siendo investigado. Ante los dichos de Vial, el abogado de una de las menores querellantes, José Villagrán, criticó la posición del obispo de no asumir ninguna obligación ante el hecho flagrante que cometió y reconoció Valenzuela. Sin embargo, Villagrán expresó su conformidad por los resultados de la audiencia, diciendo que si aún existían dudas al rescpecto "eso quedó resuelto, y también quedó resuelta la historia anterior del sacerdote que estamos acusando (la de 1989). Desde ese punto de vista ha sido satisfactoria la declaración de los sacerdotes que comparecieron al tribunal" Juan Guzmán, padre de una víctima abusada cuando tenía 11 años, también criticó las palabras de Vial diciendo que "yo considero que es malo, que estas cosas deberían saberse, deben denunciarse, para que todos, de aquí en adelante, cuando sepan este tipo de cosas, lo hagan y así terminemos con el abuso". En las audiencias también declaró el actual obispo de San Felipe, Cristián Contreras, quien dijo desconocer los antecedentes de estos casos y valoró la medida del Vaticano de quitarle el rango sacerdotal a Valenzuela después que fuera detenido en septiembre de 2010.
Comentarios