Agencia Uno


Unas 162 casas han resultado destruidas por el fuego en la región del Biobío, y el gobierno pretende reconstruir todas ellas en tiempo récord.

El ministro de Vivienda y Urbanismo, Rodrigo Pérez Mackenna, indicó que a partir de hoy se abrirá un registro de damnificados, para que todas las familias víctimas de la catástrofe se inscriban y puedan recibir un subsidio especial, de aproximadamente 500 UF, que en total significará una inversión de 2 mil millones de pesos.

El ministro Pérez Mackenna detalló que las casas serán sin costo para las familias porque se eximirá el ahorro de 10 UF.

El plazo de inscripción será de 30 días para posteriormente adjudicar la construcción de las casas a las empresas interesadas, y entregarlas durante el segundo semestre de este año. Los requisitos para postular al beneficio son tener el certificado de inhabitabilidad del inmueble, otorgado por la Dirección de Obra del municipio respectivo, y no poseer otra vivienda.

“El Minvu hará todo lo posible por restituirles cuanto antes las viviendas a las familias damnificadas. Hemos desplegado un equipo en terreno para visitar todas las casas y apurar las soluciones”, dijo el secretario de Estado.

Del total de casas dañadas, 115 corresponden a la comuna de Quillón, 36 a Ranquil, seis de Florida, tres en Chillán y dos en Quirihue.