En voto unánime los jueces del Tribunal Oral Penal de Angol absolvieron a los comuneros mapuche de la comunidad de Wente Wiankul Mapu -situada en Chequenco, Región de La Araucanía- quienes habían sido imputados por hurto de madera desde el fundo Poluco Pidenco, perteneciente a la Forestal Mininco.

Según la información de la Defensoría Pública, los jueces consideraron que las pruebas que se presentaron para sustentar la acusación fueron “insuficientes para acreditar los hechos y las participaciones”.

Los comuneros de la comunidad de Wente Wiankul Mapu -situada en Chequenco, Región de La Araucanía- Leonardo Lican Ñanco, Juan Pablo Lican Ñanco, Alexis Lican Ñanco, Marco Melinao Melinao, Cristian Leviano Melinao, Juan Bernardo Lican Melinao y Carlos Marin Marin fueron representados por los abogados de la Defensoría Penal Mapuche, dependiente de la Defensoría Regional de La Araucanía.

Uno de ellos, el defensor público Ricardo Cáceres, explicó que durante los tres días del juicio nunca pudo demostrarse quién sustrajo finalmente la madera: “Las pruebas presentadas por el Ministerio Público fueron fotografías de predios forestales, fotografías aéreas y varios testigos protegidos. La fiscalía primero trató de comprobar la sustracción de la madera y después la participación de nuestros representados. Sin embargo, no quedó claro quién la sustrajo, tal como lo indicó el tribunal”.

El principal fundamento del Ministerio Público, según la Defensoría Mapuche, señalaba que los comuneros mapuche tenían acopiada madera en sus casas, la que supuestamente pertenecía a la forestal y habría sido hurtada por ellos desde el fundo Poluco Pidenco.