Esta mañana Sebastián Piñera salió a explicar el proceso de desminado en la frontera con Perú y aprovechó de responderle a Ollanta Humala, diciendo que esta iniciativa no tiene “nada que ver” con la disputa marítima que será llevada a La Haya por el país del norte.

Humala la hizo de oro ayer en el marco de la cumbre de la Alianza del Pacífico, cuando manifestó que el desminado involucra el “territorio que está en cuestión”.

El Presidente, que habló desde Antofagasta, dijo que “respecto del tema del desminado en la frontera entre Perú y Chile, este tema no tiene nada que ver con materias limítrofes. Es producto de un accidente de la naturaleza, porque el invierno boliviano produjo crecidas de ríos que desbordaron la quebrada de Escritos y desplazaron las minas que aún se encuentran en el límite entre Chile y Perú, tanto en territorio chileno, como territorio peruano”.

Así, Piñera se había molestado tras los dichos de Humala pero evitó responderle para no desvirtuar la temática de la cumbre.

Sobre la aspiración marítima de los peruanos, el mandatario señaló que “estamos convencidos de que la posición de Chile es una posición sólida que se sustenta en argumentos jurídicos, en argumentos de hecho, en los tratados del año ’52 y ’54 y que además es la posición que ha sido sostenida por más de 60 años por Chile, por Perú y por la comunidad internacional”.

Piñera además corrigió a su par del Rimac respecto a que Chile estaría de acuerdo con la demanda marítima peruana expresando que “fue el ex Presidente Alan García, el que llevó los casos de los límites marítimos a la Corte de La Haya y fue la ex Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, la que en virtud de los tratados de Bogotá del año ’48 que inició la defensa de la posición chilena ante esa corte de La Haya”.