(Imagen referencial)

Un mesero del restaurante “El Pollo Caballo” de La Florida, se salvó de morir después de que su celular amortiguara un disparo de bala hecho por delincuentes que asaltaron en el local.

El hecho ocurrió cuando dos mujeres entraron al local después de haber retirado $1.400.000 de un banco. Dos delincuentes las siguieron y trataron de quitarles la cartera donde llevaban el dinero.

En ese momento José Vásquez, trabajador del local, trató de detener a los ladrones, pero uno de ellos le disparó en la pierna izquierda, con tanta suerte que la bala dio justo en el celular.

El hombre fue trasladado al Hospital del Trabajador, donde se constató que no sufrió daños mayores.