Esta tarde en el Palacio de la Moneda el renunciado jefe de la división de estudios del Ministerio del Interior, Alejando Peña, aseguró que se va con la conciencia muy tranquila y que su renuncia se debe a la responsabilidad que tiene como jefe de servicio, tras la denuncia de sobreprecio en una licitación de Interior.

Peña señaló que “es importante la actitud que se ha tomado de denunciar estos hechos a la Fiscalía para que se haga una investigación acuciosa y se llegue a la verdad y a los responsables de causar eventualmente un daño fiscal”.

El ex fiscal explicó que “Lo que he hecho es transparentar a través de mi renuncia el hecho de que la gente que trabaja en la Dirección de Estudios son personas en que confío, sin embargo por mi responsabilidad indirecta creo oportuno que dé un paso al costado”.

El abogado puso énfasis en que se va “tranquilo, con la conciencia muy tranquila” aunque “no me hubiera gustado hacerlo de esta forma, creo que hay que ser consecuente con los valores que uno tiene, y asumir la responsabilidad que uno tiene como jefe de servicio”.

Defendiéndose de una eventual responsabilidad Peña sostuvo que “No tengo la calidad de imputado, no tuve una intervención personal y se cumplió con todos los tramites rigurosos establecidos para las licitaciones publicas”.

“Debemos ser muy enérgicos en condenar si se ha producido una colusión y espero que la investigación arroje los resultados pertinentes” declaró Peña.