Mario Correa Bascuñán es abogado de la Católica y Doctor en Derecho por la Universidad Nacional de Estudios a Distancia de España. Algo que en The Clinic Online entendemos como estudiar en el extranjero desde la comodidad del hogar. Fue rector de la Universidad Bernardo O’Higgins y entre sus publicaciones destacamos “Ilegitimidad del procesamiento al ex Presidente dela República don Augusto Pinochet Ugarte” (2004).

En la PUC es profesor de Derecho Romano y Civil, y entre los pasillos se rumorea que en este último ramo, don Mario no pasa el divorcio como materia ya que tiene una objeción de conciencia con el tema. Pero es sólo un rumor.

Mario Correa es considerado un conservador de la vieja escuela, irreductible en temas que atenten contra la iglesia y su moral sexual. En nuestra investigación encontramos columnas de su autoría en sitios como vivachile.org, y catholic.net. Aquí Mario Correa se pronuncia contra el progresismo, los okupa, el aborto terapéutico, la eutanasia y la píldora del día después, a la que califica como “placer sexual irresponsable”.

Los sumariados
Entre los alumnos de la PUC no sólo es conocido por su conservadurismo. Desde el año pasado Correa -por el cargo que ocupa- lleva el sumario de los estudiantes que funaron el acto de la Fundación Jaime Guzmán. Quienes han seguido este caso afirman que don Mario se ha desentendido del proceso, el cual presentaría una serie de irregularidades.

Los estudiantes sumariados y su defensa no tienen acceso a pruebas ni al expediente. Además, dentro de la UC dicen que se han utilizado métodos” intimidantes” en este proceso, donde han interrogado a los acusados en ausencia de sus abogados y sin conocer las acusaciones de las que se deben defender.

Otro de los polémicos sumarios que lleva Correa es uno en el que está metida la mitad de la ex directiva de la FEUC, incluyendo Giorgio Jackson. ¿La razón? Un seminario sobre Palestina por el que estudiantes de Derecho, entre ellos Julio “Guatón” Isamint, ex integrante de la Revolución Pingüina de 2006, presentaron una denuncia la universidad porque consideraron que algunos dichos en el encuentro fueron ofensivos para los judíos.

La marca UC
Otro de los procesos que dependen de la secretaría general tiene que ver con el reglamento de cómo utilizar la marca “UC”. En el caso de “QueerUC”, un grupo de disidencia sexual, fue demandado por la universidad para quitar el “UC” de su nombre. Lo mismo pasó con “Construye UC”, un grupo político de la Facultad de Derecho con ideas progresistas.

No fue el caso del movimiento gremial “MGUC”. Curiosamente, no se les solicitó desprenderse de la marca registrada de la universidad del Vaticano.

Qué volá con los gays

Como secretario general, Mario Correa es, además, el encargado de autorizar las actividades que se realizan al interior de la universidad. Así que cualquier cosa que quiera decirse bajo el techo de la PUC, debe pasar por su visto bueno.

Por eso es que el episodio del martes no es extraño en la carrera de don Mario. Durante el 2011, mandó a cerrar unas salas para evitar que se realizaran una serie de foros sobre diversidad sexual organizados por “QueerUC”.

La excusa en aquella ocasión fue que “QueerUC” no había solicitado las salas. Sin embargo, esas salas siempre quedaban abiertas durante los recreos y horas libres, a excepción de aquel día. El hecho de que los guardias echaran llave a las aulas a todos les resultó inusual. De todas maneras, la actividad se realizó en el patio a falta de otro lugar.

En un primer momento, don Mario expresó que aquella actividad le parecía inapropiada, ya que iba en contra de la moral de la iglesia y la visión antropológica de la Universidad Católica. Luego se sinceró y expresó que él consideraba que no se debía dar espacio a ese tipo de actividades en la UC.

The Clinic Online intentó obtener una versión de Correa, pero no obtuvo respuesta.