“Si levantamos propuestas como las del 2011, vamos a estar detrás de las demandas no de rostros”

Con el apoyo de Camila Vallejo como aporderada de la Lista D “Estudiantes de Izquierda, a levantar la FECh, a despertar Chile”, que integran con socialistas e independientes para recuperar la presidencia de la Fech, la estudiante de 5to año de Ingeniería Industrial propone volcarse a crear un programa que reúna a la mayoría de las fuerzas de izquierda, para presentar reformas estructurales al modelo.

¿Cuáles son los principales desafíos para la Fech 2013?
– El año pasado todo el mundo entendía que había un cambio, un antes y un después en educación y a todo el modelo neoliberal, con una piedra de tope que es la institucionalidad. Pero el año pasado no pudimos concretar ningún cambio estructural. Por eso el desafío principal, sobre todo con las elecciones presidenciales de este año es que no nos podemos marginar del debate nacional entre lo que plantea todo el movimiento social y los otros y poder conducir en conjunto con otros sectores sin caer en protagonismo por el lugar que te da la Fech.

¿Y cómo se reinstalan en un debate del que se han ido quedando abajo este año?
– Tenemos que generar una transversalidad. Aquí no se puede excluir a nadie. No nos podemos dar ese lujo porque necesitamos una posición de fuerza como movimiento, eso es lo que planteamos nosotros. No pretendemos quedarnos sentados y esperar 20 años que los movimientos sociales surgen solos.

Hay que reencantar a la gente que los apoya
– Cuando hablamos de transversalidad no significa mencionar o invitar a otras organizaciones. Tiene que ver con que uno tenga claro ese objetivo que significa construir y generar ciertas transformaciones, pero también ceder en ciertos puntos con algunas orgánicas. La lectura que hacemos de la baja en este año no sólo responde a un repliegue producto del desgaste, sino que por un lado hubo falta de conducción y de claridad de una idea a seguir. Nos pasamos todo el primer semestre evaluando o proyectando y eso no llegó a ningún puerto.

¿La conducción de la Fech, dices tú?
– Hay que revertir lo que se hizo este año cuando se intentó cruzar intereses mezquinos de impulsar un proyecto político en particular, que es lo que hacía la conducción de este año de la Fech y el Confech, y ese discurso generó un aislamiento al no ser capaz de ceder frente a otras posturas. O sea, es cierto que es desmoralizante para el movimiento en general cuando no se concretan esas ganadas, pero cuando existió la posibilidad de una negociación el movimiento no tenía ninguna posición de fuerza frente al gobierno. Es necesario rearticularla y eso no se hace sólo en el discurso porque se apoyan nuestras demandas pero se están deslegitimando nuestras formas de movilización.

Ya comenzó la época de elecciones. ¿Cómo planean abordar ese tema si vuelven a la Fech?
– Ese proceso tiene que ver con ser capaz de ganar un debate a nivel nacional. Hay que pasar del movimiento a un tema nacional. Hubo iniciativas como la Cumbre Social, que tiene esa proyección, no sólo con crítica sino que también con una propuesta de cómo deben ser las políticas país. Esa lucha se da en todos los frentes y principalmente en las presidenciales. Tenemos que apostar por interpelar a todos los sectores para saber si van a estar del lado de los liberales o con nosotros.

Y eso no es un cheque en blanco o un borrador para el que venga a ser el o los candidatos. ¿Cómo amarran que no los pasen a llevar de nuevo?
– En un año como el presidencial además de incidir en los frentes, identificamos que el movimiento social tiene una única herramienta que es la movilización y la presión en las calles. Que no quepa duda que vamos a apostar por movilizaciones como las del 2011.

El PC tuvo un renacer estos años. Ahora tienen la CUT, el Colegio de Profesores y aspiran al liderazgo en la Fech. ¿Cómo ves tú que deben actuar este año en particular que viene?
– Primero, no somos sólo los comunistas, es la fuerza social la que debe dar esos pasos y a eso está llamada toda la izquierda en general. Y precisamente, hoy día si los sectores de derecha están preocupados de lo que hacemos es porque lo estamos haciendo bien. Y está bien que se preocupen porque si llegamos a plantear una oposición real y amplia, todos juntos a la defensa de ellos del modelo, evidentemente van a venir cambios estructurales.

¿Esa es la diferencia con el proyecto de la otra lista, de los autónomos?
– Claro, la idea es no automarginarse de ese debate por esos proyectos que pretenden levantar una fuerza de izquierda propia, cuando hoy día se identifica una fuerza de izquierda que hoy amenaza a la derecha.

“La única herramienta de fuerza es la movilización”

¿Cómo se aseguran de no quedar a la cola de otros proyectos más grandes de la oposición, de no quedar en segundo plano?
– La movilización, como los del 2011, que no están solos en esto. También están los movimientos regionales, medioambientales y otros. Nosotros entendemos que a partir de la movilización existe una fuerza que antes no existía y que esa es la herramienta que la izquierda debe unir para generar una correlación de fuerzas de mayorías que busquen reformas desneoliberalizadoras.

¿Pero cómo te vas a desmarcar del coqueteo de la política tradicional que va a querer sumar a los estudiantes?
– Es que el voto tiene que partir con una definición a ideas programáticas. Si somos capaces de levantar propuestas como las del 2011, vamos a estar detrás de las demandas no de los rostros. A nivel nacional no podemos caer en el miedo a ser sumados y con eso dejar de sumar hacia las ideas programáticas fuertes. Tampoco tenemos miedo de ceder frente a organizaciones a nivel educacional y social, eso puede generar un panorama diferente porque no nos terminaríamos aislando de los demás. La idea es llevar una conducción responsable.

Ustedes integran lista con los Socialistas. ¿Qué relación hay con el pacto del partido adulto con la Concertación, que puede ser un flanco de crítica hacia su propuesta?
– Nosotros no tenemos miedo de decir cuál es nuestro proyecto, nuestro programa que es a recuperar el lugar y generar un debate en serio. Nosotros no somos Concertación ni vamos a ser la lista abanderada por esa coalición y si integramos lista con ellos es porque tenemos la convicción de que tienen ideas antineoliberales. Esa es la definición como lista.

La lista D “Estudiantes de Izquierda, a levantar la FECh, a despertar Chile” la integran Marion Stock (Geografía), Juan Santana (Periodismo), Rebeca Gaete (Ingeniería), Irací Hassler (Ingeniería Comercial) y Scarlett Mac-Ginty (Odontología).

Comentarios