La ministra del Trabajo, Evelyn Matthei, pareció convertirse esta mañana en la ministra del desempleo, anunciando a los vecinos de Freirina que ni se les ocurra pedirle trabajo a ella o al Gobierno de Sebastián Piñera, después de que ayer la empresa Agrosuper anunciara el cierre de su planta faenadora de cerdos en esa comuna.

Después de reunirse con vecinos de la comuna que se oponen al cierre de la planta, la ministra que siempre tiene asco acusó al alcalde de Freirina, César Orellana, de cerrar las puertas del diálogo y de solo buscar el cierre de la empresa que tiene al pueblo pasado a caca.

“Hay un grupo encabezado por el alcalde socialista, quién no está por el diálogo, sino que está porque la empresa sencillamente se vaya y yo quiero preguntarle al alcalde socialista si él le va a dar trabajo a la gente de Freirina (…) Le digo al tiro, no vengan ni ese alcalde ni nadie a pedirnos trabajo a nosotros, al Gobierno”, señaló la ex ex ex ex patrulla juvenil.

Según la hija del general, el alcalde “ha hecho todo lo posible por tratar de compatibilizar que pueda haber trabajo, pero con exigencias absolutamente estrictas en cuanto a que no hayan olores, no haya contaminación de agua, en que haya en el fondo un respeto por el medio ambiente y por la salud”.

Y fiel a su muletilla del asco, la ex senadora cuestionó las centrales temoeléctricas aprobadas en el pasado:

“Lo que pasa es que las centrales que se autorizaron en Chile eran un asco y hoy día estamos pagando el pato en Chile y tenemos muy pocas centrales y muy poca generación porque se autorizaron la instalación de centrales a carbón que realmente han contaminado de forma inaceptable y ese es el problema que tenemos en Punta Alcalde”, enfatizó.