Vía Telam

Ocho mujeres activistas feministas llegaron esta mañana con los senos a la vista a la iglesia de Notre Dame, en París, para “festejar el adiós del papa” Benedicto XVI, quien anunció ayer su renuncia.

El grupo de mujeres, perteneciente a la organización Femen, se mezcló primero entre la gente cubriéndose con largos tapados, pero cerca de las nuevas campanas expuestas en la nave del templo, se quitaron los abrigos quedando con el torso desnudo y con sus pechos al aire.

Con trozos de madera que habían llevado ex profeso comenzaron a hacer percutir las campanas gritando “Pope no more” (No más papa), informó la agencia de noticias Ansa.

Numerosos visitantes de la iglesia manifestaron fastidio y consternación y las invitaron a cubrirse, por lo que poco después intervino el servicio de seguridad del templo y las obligó a retirarse.

Hace algún tiempo miembros de Femen se presentaron mostrando los senos en la Plaza San Pedro del Vaticano mientras Benedicto XVI recitaba el Angelus.