Fuente: www.cookingideas.es

Hoy se celebra el Día de las Tiendas de Discos: una iniciativa que surgió en 2007 de la mano de un grupo de establecimientos independientes de EE UU y que, desde entonces, ha ido aumentando su relevancia. Son cada vez más los artistas que graban singles o discos exclusivos para ser vendidos en esta festividad, y más las tiendas que deciden conmemorarla organizando todo tipo de actividades. El evento también se ha ido esparciendo por todo el mundo, incluido nuestro país. Este año, por aquí tenéis más cosas que nunca, que podéis consultar en esta página y en esta otra. Tres días después llega otra fiesta mucho más institucionalizada: el Día del Libro. Ambas efemérides nos sirven para darnos cuenta de cómo se ha transformado el papel sociocultural tanto de las librerías como de las disquerías, y cómo el comprar en ellas hoy en día es casi un acto de militancia y lo que se busca sobre todo suele ser un fetiche, un objeto casi de lujo, un arma para esgrimir contra la mediocridad que asola el exterior.

En nuestra particular celebración, os informamos de algo tan extendido y viejo como las relaciones entre música y literatura recordando algunas colisiones menos obvias, más retorcidas, que los típicos libros con letras de canciones o biografías de músicos, o que los habituales discos de cantautores adaptando a un poeta. Bueno… más o menos.

Un disco con la música de fondo de un libro emblemático

“Jazzuela (Julio Cortázar y el jazz)” (2001)

En su emblemática novela “Rayuela”, Julio Cortázar hizo que Horacio Oliveira, La Maga y el resto de integrantes del denominado Club de la Serpiente escuchasen, viviesen y disertasen sobre música jazz, en realidad, otro de los grandes protagonistas de la literatura del argentino (habría otro capítulo aparte para su cuento largo “El perseguidor”). En 2001, Pilar Peyrats Lasuén creó este libro-CD en el que explicaba las vinculaciones entre la novela y el jazz de la época, incluyendo 21 temas de los citados en la misma. Bessie Smith, Duke Ellington, Louis Armstrong, Dizzie Gillespie o Coleman Hawkins son algunos de los que suenan, y cuya escucha hace más completa la lectura de esta obra maestra de la literatura universal. Aquí lo puedes escuchar.

Jazzuela 1

Un libro sobre discos

Kafe Aleak (Varios autores) (2012)

En los últimos años han proliferado cada vez más los libros dedicados a un disco en concreto. Colecciones como 33 1/3 Cara B están desarrollando esta idea con muy buenos resultados. Pero un caso reciente más modesto es el de Kafe Aleak, un precioso libro de formato artesanal, ideado por el colectivo vasco Kafe Eta Galletak, en el que 121 personas (hay algún crítico músical reconocido, algún ilustrador, incluso aparece por ahí el ínclito filósofo Slavoj Zizek, pero lo que abundan son, simplemente, los aficionados a la música) escriben sobre su álbum favorito. La edición física está en euskera, pero en la web que acabamos de enlazar arriba puedes leer las traducciones al castellano.

kafe aleak

Un libro sobre un disco sobre un libro

“Omega. Historia oral del álbum que unió a Enrique Morente, Lagartija Nick, Leonard Cohen y Federico García Lorca” (Bruno Galindo, 2011)

“Omega”, el álbum que en 1996 grabó el cantaor Enrique Morente junto al grupo granadino de noise rock Lagartija Nick rindiendo tributo a “Poeta en Nueva York” de Lorca -y en el que se acabarían colando algunas adaptaciones de canciones de Leonard Cohen-, es ya un disco histórico en la música en castellano. Sobre tal magno trabajo inspirado en una no menos reconocida obra literaria, y dentro de la anteriormente comentada colección Cara B, el también escritor y músico Bruno Galindo escribió este libro en el que personajes implicados directa o indirectamente hablan sobre su gestación e influencia. Galindo, por cierto, acaba de editar un EP de spoken word  junto al grupo argentino Babasónicos basado en su propia novela “El público”. Otro gran ejemplo de la bastardización que ha inspirado el presente post.

Portada-del-libro-Omega-de-Bru_54212200519_53389389549_600_396

Un álbum completo basado en un poema… ¿falso?

 

Siga leyendo aquí: