Gonzalo Rojas le echa carbón a la campaña del terror en El Mercurio: “Las instituciones están en el trance de sobrevivir o morir”

El columnista de El Mercurio y miembro del Opus Dei, Gonzalo Rojas, analizó el complejo escenario político que atraviesa el país, en un año de elecciones presidenciales.

“Hay momentos en que las personas se juegan la vida. A veces, en otras circunstancias -o en las mismas-, son las instituciones las que están en el trance de sobrevivir o morir. Y hay instancias, pocas, en las que un país entero se enfrenta a esa encrucijada decisiva”, partió advirtiendo en el matutino.

Agregó que un grado importante de responsabilidad en lo que pase con el país será de los “tontones” que no leen ni tienen conciencia del peligro: “cuando de las comunidades nacionales se trata, al enfrentar esos trances un número importante de sus miembros afirma, con total frivolidad, que no es para tanto, que en su país nunca pasa nada, que son unos exagerados los que hacen sonar las alarmas y lanzan bengalas de advertencia (…) quienes así hablan son o tontones o malulos, dulces palabras con las que suavizamos una realidad más grave: o estamos en presencia de gente muy poco inteligente o de personas realmente mal intencionadas”.

“A mediados de 2013, en Chile, son los tontones los que más abundan. Y son, en su mayoría, electores de la Alianza, aunque un grupo importante está entre los que votarán por Orrego en junio próximo. La mayoría de ellos pertenece a esos amplísimos sectores medios que van desde el empleado o técnico cualificado hasta el profesional universitario en ascenso. Ganan bien, disponen de significativo tiempo libre, opinan sin informarse, no leen casi nada, desprecian lo público por corrupto, en fin, hacen una vida silvestre, como en un limbo, aparentemente dueños de todo; una vida sin riesgos que supuestamente solo depende de ellos y de sus capacidades”, añadió.

“La tarea para las candidaturas de Longueira y Allamand, de la UDI y de RN, es convencer a esos millones de burgueses de que hay muchas cosas importantes en juego entre junio y noviembre. Ellos no lo creen, no lo sienten, no lo ven, pero lo sufrirán después, quizás demasiado tarde”, siguió.

La alarma termina con un llamado a defender la “libertad”: “porque está en juego toda una mirada de futuro. El emprendimiento, el proyecto, eso es lo más propio del ciudadano libre y responsable. Esa proyección a tres, cinco o diez años plazo, esa es justamente la que todos los socialismos quieren secuestrar. Por eso, en gran medida, las elecciones de este año se van a resolver según las capacidades de unos y otros de convencer a aquellos, a los de a pie, sobre qué les conviene más: o ser dueños de sí mismos o pertenecer a ese rebaño de animales tímidos e industriosos, cuyo pastor es el gobernante”.

The Clinic Newsletter
Comentarios