La buena recepción del cine chileno en Cannes

Por estos días se celebra el Festival de Cine de Cannes en Francia y la presencia chilena, como ha sido la tónica en los últimos festivales a lo largo del mundo, no ha faltado ni decepcionado. Para esta oportunidad, tres películas se presentaron en la categoría Quincena de Realizadores creada par  "descubrir filmes de jóvenes autores y saludar las obras de directores reconocidos" . En esta instancia se presentaron Sebastián Silva con 'Magic Magic', Alejandro Jodorowsky con 'La Danza de la Realidad' y Marcela Said con 'El verano de los peces voladores'. Si bien no se han llevado los premios que otorgaba esta sección del Festival -ganados por el francés Guillaume Gallienne por su película 'Les Garçons et Guillaume, à table'- sí sacaron aplausos y buenas críticas. Magic, Magic Lo de Silva no es sorpresivo porque ganó como mejor director en Sundance lo que hacía esperar una buena recepción del filme protagonizado por Michael Cera (Juno). Entre las tres películas chilenas compitiendo en el certámen fue la más vista según una publicación de La Tercera. El director, que en el filme juega con el horror psicológico producto de la desconcertante enfermedad mental de una de los personajes, dijo a Cooperativa que "creo que es una película que los europeos pueden entender mejor que los norteamericanos, por no estar tan apegados a un género, a la enfermedad de querer definirlo todo. Me parece densa, pero nunca aburrida. Tiene comedia, acción. Me siento más cómodo mostrándola en Europa, donde es comprendida de forma más similar a cómo fue concebida". En la oportunidad, Silva aprovechó de anunciar que trabaja en un nuevo proyecto filmográfico - 'The nasty baby'- donde él mismo actúa en una historia sobre una pareja homosexual en Nueva York. La Danza de la Realidad Lo de Alejandro Jodorowsky se esperaba con ansias. Es su primera película en 23 años y además narra parte de su infancia en Tocopilla, con un padre castrador y una madre amorosa. El cine de Jodorowsky está lleno de simbolismos y esta no es la excepción. De hecho, siempre ha despertado tanta admiración como rechazo, pues nunca se ató a los cánones establecidos por la cinematografía mundial. La Danza de la Realidad fue aclamada por The Guardian y Le Monde, entre otros medios, y podría contar con una amplia distribución mundial según informó desde Cannes Cooperativa. Pero a pesar del éxito Jodorowsky, desde Francia, hizo hincapié en el nulo aporte monetario del Estado chileno a la película. "Yo creí que el Fondart nos iba a dar esos 400 mil dólares y no nos dio nada. Nos hicieron firmar papeles con tinterillos, justificando no sé qué cosas, y papeles y papeles, para nada. Entonces a mí me dio una furia espantosa pero no dije nada porque había ya encontrado capital francés y mexicano. Cuando llegó la película a Cannes, me empezaron a decir ‘la industria chilena… Hay tres películas chilenas en Cannes’. Mentira, porque no me dieron nada. Esta es una película de 4 millones de dólares, y dos de esos millones los puso (el productor francés) Michel Seydoux, 25% es mexicana, 12.5% es de Xavier Guerrero (productor chileno) y el otro 12.5% es mío. Yo quería que mi película fuera chilena, y si me hubieran dado esos 400 mil dólares se podría decir que es una película mitad chilena y mitad francesa". El verano de los peces voladores La documentalista Marcela Said, responsable de obras como 'El Mocito', 'I Love Pinochet' y 'Opus Dei, una cruzada silenciosa', llegó a Cannes con este film realizado en el sur de Chile y que propone la problemática mapuche desde el punto de vista de una familia adinerada y sus empleados. "Me interesaba mostrar la invisibilidad del conflicto, la tensión que hay en el ambiente, la incapacidad de resolverlos, los eventuales choques del huinca y el mapuche" dijo a La Tercera la directora del film, que gozó de buena crítica y una muy buena acogida del público.        
Comentarios