Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Opinión

9 de Octubre de 2013

Los planes de Carlos Larraín para la creación de su propio centro de formación de jóvenes derechistas

La Fundación Jaime Guzmán le ha permitido a la UDI reclutar jóvenes profesionales para prepararlos y postularlos a cargos de elección popular. RN ha estado por años coja en esta área, pero el presidente de la colectividad, Carlos Larraín, avanza en la creación de su propio centro de formación de líderes derechistas, una entidad que él mismo financiará y que será la trinchera desde la que pretende seguir influyendo en el partido una vez que concreto su retiro de la primera línea política el próximo año.

Por


Lo ha pasado mal el presidente de RN, Carlos Larraín. El fatal atropello que protagonizó su hijo menor, Martín, durante Fiestas Patrias en Curanipe –que tuvo la agravante de que el joven huyó y abandonó a la víctima después del accidente- mantuvo al senador menos activo políticamente. Durante la semana pasada, el parlamentario se recluyó en Magallanes, donde tiene un fundo ovejero, y ayer retornó a Santiago con “las pilas puestas”, “furioso con el Gobierno” y, afirman sus cercanos, con la misión de seguir avanzando en su proyecto más íntimo: La fundación Luis Claro Solar, donde pretende reclutar y formar jóvenes para Renovación Nacional, tal como lo hace desde hace años la Fundación Jaime Guzmán (FJG), vinculada al gremialismo.

Este centro marcará el retiro de Larraín de la primera línea política, decisión que venía masticando desde hace un par de meses y que ratificó luego de la difícil situación mediática y procesal de su hijo. En privado, ha comentado algo que es obvio: que el tema del incidente en que falleció Hernán Canales (39) ha estado en la agenda pública por su cargo político y que no quiere que sus cercanos vuelvan a pasar por una situación similar. Y aunque este episodio ha influido en su determinación, fuentes de RN argumentan que una serie de otros factores también han sido claves: “Su esposa, doña Victoria (Hurtado), le ha pedido desde hace tiempo que baje la intensidad del trabajo. Él cumple 71 años en noviembre, estuvo bastante complicado por un cáncer a la piel. No quiere alejarse completamente del partido, pero sí dedicarse más a disfrutar con los suyos”, asegura un miembro de la Comisión Política. Argumentos similares entregó el legislador cuando anunció que no competiría por el escaño –que heredó de Andrés Allamand cuando éste fue nombrado ministero de Defensa- en estas elecciones. “Mi esposa me decía, ya con un poco de cansancio: ‘Tanto tiempo que no teníamos una semana como ésta, por Dios; se nos está arrancando la vida’”, comentó en la ocasión.

Con todo, Larraín no pretende despejarle el camino al Presidente Sebastián Piñera en la colectividad. Antes de partir buscará que Allamand quede instalado en la presidencia y, si es preciso, él mismo será vicepresidente si eso garantiza que “la nueva derecha” que busca formar el jefe de Estado no sea configurada desde RN. “Él no quiere que Piñera y Hinzpeter se apoderen del partido y lo usen como plataforma para la reelección. Es la razón por la que no se ha ido y la única por la que podría aceptar un cargo, aunque menor, en la directiva”, asegura un cercano.

El SEMILLERO
Luis Claro Solar es un bisabuelo de Larraín que además de ser un destacado abogado fue Presidente del Senado, y aunque no dejó amarrado el país a una Constitución que se votó en un plebiscito irregular, como sí lo hizo Jaime Guzmán, es el alero bajo el cual Larraín buscará a los jóvenes talentos para el partido. Es lo que ha hecho por años, con éxito, la FJG: por ahí pasan los profesionales que luego asesoran a los parlamentarios, se convierten en legisladores o, durante la administración piñerista, ocuparon cargos en la administración pública.

En RN no existe tal entidad. El Instituto Libertad –que funciona al lado de la sede partidaria- es el simil de Libertad y Desarrollo y su rol se concentra la revisión de políticas públicas. “La idea es que la Fundación de Larraín sea un proveedor también de buenos candidatos”, afirman fuentes del partido.

La apuesta puede ser existosa por varias razones, la principal es que su fuente de financiamiento está garantizada ya que Larraín invertirá parte de su cuantiosa fortuna en esta entidad, lo que le asegura continuidad “hasta que empiece a andar sola y sea atractiva para recibir otros aportes, porque una vez que salgan de ahí alcaldes y diputados, ellos mismo van a mantenerla viva”, agrega un parlamentario.

Notas relacionadas