A las 20:50 horas de Sudáfrica del 5 de noviembre, y en compañía de su familia y cercanos, falleció el ex presidente y Premio Nobel de la Paz, Nelson Mandela. Así lo comunicó oficialmente el presidente Jacob Zuma en una conferencia de prensa, luego de horas de especulaciones luego de la llegada de gran cantidad de gente al hogar de Mandela en la capital, Johannesburgo.

Madiba, titulo honorifico ostentado por Mandela entregado por su clan, falleció a los 95 años, luego de problemas de salud derivados de una complicación respiratoria que lo afectó en junio del presente año, momento desde el cual siempre se encontró en estado crítico. La primera evidencia de esta enfermedad fue hace casi un año, donde también se le operó por cálculos a la vesícula.

Luego de un tiempo en un hospital de Pretoria, donde fue tratado de aquella enfermedad, fue llevado a su casa, lugar donde permaneció hasta este día.

La vida de Mandela

Nelson Mandela dejó la Universidad en Fort Hare en el año 1941, luego de solo un año de estudios en Artes. De aquella institución fue casi expulsado por respaldar una protesta estudiantil. A raíz de ello, escaparía a Johannesburgo donde trabajaría como guardia en una mina. En aquel empleo conoce y se une al Congreso Nacional Africano (CNA), partido político que sería prohibido el año 1960 y por el cual sería encarcelado. Aquel veto al partido terminaría solo un año de las elecciones que posteriormente ganaría en 1994.

En 1952, y ya titulado de abogado, se inició en las primeras protestas contra el “apartheid”, régimen de segregación racial instaurado por la minoría blanca en 1949. Ya dentro de la lucha antirracial, fue acusado en 1956 de alta traición por un supuesto intento de golpe de Estado, acusaciones de las cuales salió inocente, pero que desembocó en la ilegalidad del CNA.

En 1960 ocurrió la matanza de la ciudad de Shaperville, donde fallecieron 69 manifestantes negros a manos de la policía. En aquel periodo, Mandela radicalizó su postura, actuando siempre en la clandestinidad. Viajó por África buscando fondos y entrenamiento, creando el brazo armado de la CNA.

Su primera entrevista televisiva, en 1961

En agosto de 1962, Mandela es arrestado en Johannesburgo. Se le acusó de incitación a la huelga y de salir de manera ilegal del país durante el tiempo en el que buscó financiamiento para su grupo armado. Dos años después sería condenado a cadena perpetua por sabotaje y conspiración tras el llamado “juicio de Rivonia”, durante el cual se desbarató el centro de operaciones de la CNA.

Durante aquel juicio entregaría algunas de sus más conocidas frases. “He luchado contra la dominación blanca y contra la dominación negra. He albergado el ideal de una sociedad libre y democrática en la que todas las personas convivan en armonía e igualdad de oportunidades”, dijo con voz firme para luego finalizar diciendo que lo suyo es “un ideal que espero alcanzar en vida. Pero, si es necesario, es un ideal por el que estoy dispuesto morir”.

Por su lucha contra la segregación racial permanecería 18 años en la cárcel de Robben Island, donde obtuvo el número por cual sería conocido, el famoso “46664”. En aquel periodo, la presión mundial contra el régimen del apartheid sudafricano fue en aumento, con muchas voces abogando por la liberación de Madiba. El Gobierno de aquel periodo ofreció la libertad a Mandela, quien se negó a esta oportunidad repetidas veces por tratarse solo de una libertad “condicional”.

Luego de diversos traslados carcelarios, los que lo hicieron pasar por el penal de Pollsmoor, Mandela obtiene la libertad. 27 años estuvo privado de libertad, lo que terminó en 1990. Con el puño en alto, salió caminando que aquel recinto, solo pocos días después que Frederik de Klerk, presidente en aquel momento, legalizara el movimiento por el cual fue encarcelado en un primer momento.

La primera entrevista en libertad de Nelson Mandela

Tres años después, por sus esfuerzos para lograr un final pacífico del régimen segregacionista del “apartheid”, sería galardonado con el Premio Nobel de la Paz, ganando las elecciones presidenciales el año siguiente. Sería el primer negro en conseguir llegar a aquel puesto.

Duraría en aquel cargo hasta el año 1999, donde sería sucedido por su vicepresidente Thabo Mbeki. El Fondo de la Lucha contra el Sida y otras causas solidarias ahora ocupaban el tiempo de Mandela, sirviendo muchas veces como mediador internacional. Esto hasta que en el año 2001 se le detectó cáncer a la próstata, lo que lo alejó de la vida pública en 2004.

Su última aparición pública sería en el Mundial de Fútbol de Sudáfrica el año 2010, tras lo cual volvería a mantenerse alejado de toda actividad pública. En el año 2012 ingresó a un hospital en la ciudad de Pretoria a causa de problemas respiratorios y cálculos a la vesícula. Su salud se fue debilitando cada vez más, hasta que en marzo del año 2013 vuelve a ser internado por estos problemas. En junio de aquel año sería nuevamente ingresado, quedando en estado crítico.

En septiembre de aquel año es trasladado desde un hospital de Pretoria hasta su hogar en Johannesburgo, donde recibiría los mismos cuidados que en el recinto médico. Aquello se mantuvo hasta el día 5 de diciembre, donde falleció en compañía de su familia y cercanos.

La reacción del mundo ante el fallecimiento de Madiba: un “grande entre los grandes”

El fallecimiento de Nelson Mandela, uno de los activistas más importantes del siglo XX, caló hondo en diferentes lideres mundiales.

Como un “grande entre los grandes” lo calificó el presidente Sebastián Piñera, quien también afirmó que Mandela dedicó su vida “a trabajar no solamente por la recuperación de la democracia plena en Sudáfrica y el término del apartheid o discriminación racial, sino que además tuvo la generosidad de saber perdonar, de luchar toda su vida por reconciliar a los sudafricanos, tanto los blancos como los negros y de luchar por la paz en su país”.

“Como Presidente de Chile quiero expresar mi más profundo pesar por la muerte de Nelson Mandela, y estoy seguro que estoy representando a todos los compatriotas al expresar nuestra más profunda gratitud al inmenso esfuerzo y el tremendo aporte que hizo Nelson Mandela a la paz en su país y en el mundo entero”, agregó Piñera.

José Miguel Insulza, Secretario General de la OEA, comentó a través de un comunicado de prensa que Mandela “es un héroe de nuestro tiempo” y que “marcó en la historia mundial un hito insuperable de entrega y consecuencia, y que defendió sus ideas sin importarle el dolor físico ni las secuelas que los castigos inferidos por defender su pensamiento dejarían en su salud”.

Barack Obama, presidente de Estados Unidos, dijo que Mandela “hizo más que lo que se puede esperar de cualquier hombre”, asegurando también que “al igual que muchos en todo el mundo, no puedo imaginar mi propia vida sin el ejemplo que fue para mí Nelson Mandela. Y así, mientras yo viva, voy a hacer lo que pueda para aprender de él”.

El Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, destacó la vida “ejemplar” de Mandela. “Estoy profundamente apenado por la muerte de Nelson Mandela, un campeón por la justicia. Nadie como él hizo tanto por los valores y aspiraciones de Naciones Unidas”, comentó en una conferencia de prensa desde la sede de la ONU en Nueva York.

Hasta el cierre de esta edición, se desarrollan diferentes homenajes hacia el ex mandatario a las afueras de su hogar en la capital sudafricana. Cientos de personas se encuentran ahí con velas y flores para despedir a un hombre fundamental en la historia moderna del país africano, uno de los principales responsables del fin del apartheid.