El senador y presidente de Más Región, Alejandro Navarro, pidió al Gobierno “ser proactivo y no reactivo” ante la huelga de hambre de presos mapuche en la cárcel de Angol, y que la reunión programada para el próximo martes entre los voceros de la etnia y el Gobierno es “una nueva oportunidad que no se volverá a repetir, para solucionar” los conflictos.

Voceros mapuches se reunirán ese día, con el ministro de Justicia, José Antonio Gómez, después que el sábado familiares y amigos de los internos en ayuno, se tomaron durante siete horas un módulo del recinto penitenciario.

Navarro dijo que “todo esto pudo haberse evitado. Entre quienes se tomaron el módulo especial de la cárcel de Angol se encontraban cuatro niños y una mujer embarazada. ¿Se imaginan lo que pudo ocurrir en un procedimiento de desalojo? Todo esto puede derivar no sólo en una tragedia para los presos mapuche, sino también en un escándalo internacional”

Navarro no obstante sentir satisfacción por tal encuentro, pidió “mayor pro actividad” al Ejecutivo.

“Para nuestro sector, este es el gobierno de la Nueva Mayoría, no podemos seguir actuando a la velocidad de la vieja Concertación. La ciudadanía nos exige soluciones rápidas, adelantarnos a los problemas”, dijo en senador.

Por ello el presidente del MAS pidió “celeridad en el indulto para José Llanca Tori, y garantías para la seguridad y traslado al Centro de Educación y Trabajo de Angol para Luis Humberto Marileo Cariqueo, Leonardo Quijón Pereira y Cristian Pablo Levinao Melinao”

Navarro pidió “preocupación adicional por el derecho a la salud de los presos, algunos de los cuales ya llevan su tercera o cuarta huelga de hambre, y con secuelas jamás tratadas por médicos especialistas a pesar de las solicitudes de los familiares”.

El senador anunció que “en estos momentos la situación es dura. La familia de Leonardo Quijón demanda su traslado inmediato a un Hospital en virtud del agravamiento de su estado de salud, y piden reunión con el ministro para hoy domingo”.

“Para nosotros es crucial contar con una solución definitiva. Para ello, estamos estudiando la presentación de un proyecto de ley para desincentivar el uso abusivo de los testigos protegidos. Ningún indígena ni ciudadano puede ver lesionado tan gravemente su derecho a defensa con testigos encapuchados, pagados por las fisacalías, incluso mensualmente, y que reciban instrucciones de organismos de inteligencia para infiltrar declarar mentirosamente de tal o cual manera”, expresó el miembro de la Cámara Alta.

 

Sin perjuicio de ello, el parlamentario cree que “deben agotarse todas las medidas para restablecer al máximo la justicia que les fue negada a todos los presos mapuche. Nadie quiere que aparezca una huelga de hambre después de otra. La solución debe ser integral. Y estamos trabajando para encontrar las mejores soluciones dentro del marco legal para implementar las mejores fórmulas. El gobierno debe colaborar en esta búsqueda, que no es otra cosa que la búsqueda de la justicia para un pueblo oprimido”.