El dirigente sindical que se quemó a lo bonzo esta mañana ya había advertido a sus compañeros de trabajo de lo que pensaba hacer “he decidido mandar una carta al inspector regional del trabajo, para contarles como tratan a los sindicatos en mi empresa, por lo tanto me voy a quemar en el ministerio del Trabajo. Hasta siempre compañeros”, decía en un mensaje el trabajador.

Según consignó La Segunda, Marco Antonio Cuadra Saldías, el chófer del Transantiago que esta mañana se quemó a lo bonzo en las dependencias de la empresa RedBus, había sido despedido el lunes pasado de la empresa.

Luis Moya, tesorero del sindicato 2 de la empresa dijo que “nos dijeron que estábamos despedidados y desaforados como dirigentes el lunes pasado,
pero cuando fuimos a la Inspección del Trabajo, nos dijeron que había sólo un pedido de desafuero”.

Los trabajadores aseguraron que Cuadra junto a otros dirigentes habrían esperado el viernes pasado reunirse con uno de los gerentes de la empresa, para que les aclararan su situación laboral, sin embargo éste nunca llegó.

Beisson sostuvo que desde ese día Cuadra comenzó a enviar mensajes diciendo que se iba a quemar “ya no sé que hacer hermano, ayúdame”, decía el mensaje por el que hoy su compañero se lamenta, “imagínese cómo estoy ahora”, expresó.

otro de sus compañeros sostuvo en relación al mensaje de Cuadra que “yo pensé que estaba bebido o que era una broma de mal gusta, nunca otra cosa”.

Norman Beisson, secretario del sindicato del que Cuadra era presidente confirmó que la empresa está ad portas de una negociación colectiva y sostuvo que “lo que la empresa quiere es llegar a un convenio colectivo y no negociar, y para eso hay dirigentes que somos una piedra de tope (…)
Aunque la empresa tiene seguros, nos obligan a pagar los choques, hay problemas de cambios de horarios, no respeto de los descansos, de descuentos injustificados, etc”.