metro linea 4 (5)

Tras las últimas fallas, la más recordada la que hizo colapsar el transporte capitalino el pasado 14 de noviembre, Metro presentó un plan que incluye mejoras en el ámbito del mantenimiento, la operatividad y la información a los usuarios en caso de desperfectos.

El presidente del Directorio de la empresa que opera el tren subterráneo, Rodrigo Azócar, y el gerente general de la empresa, Rubén Alvarado, explicaron en detalle el nuevo programa.

Metro “se hace cargo del problema que comentamos hace un mes, tenemos una situación que cambiará el enfoque de gestión, de mantenimiento para tratar las fallas y disminuir las fallas”, dijo Azócar.

En la parte técnica, Alvarado explicó que hay medidas de plazo inmediato como la verificación y el cambio de los aisladores en los puntos críticos de conexión, como es el caso de lo que sucedió con el desperfecto eléctrico que se produjo en la estación La Moneda, y que hizo colapsar la red.

“En ciertos puntos críticos ya hemos procedido a cambiar preventivamente estos aisladores”, dijo el gerente general.

También informó que se aumentó el despliegue de equipo de trabajo de mantenimiento, para que cuando ocurra una contingencia se resuelva rápido.

Asimismo, se hará una revisión del sistema de respaldo de energía, para que -por ejemplo- no afecte el sistema de control automático, tal como sucedió en la Línea 4.

Otra medida que dio a conocer Alvarado es que se inspeccionarán todos los componentes de las vías, como las soldaduras de la barra energizada.

“Estamos también reforzando la funciones de inspección técnica en los procesos de mantenimiento”, agregó.

La empresa implementará en estos meses de plazo inmediato un programa de limpieza de locales técnicos, que se trata de un aseo de alta complejidad, se informó.

Finalmente el tercer punto tiene que ver con la manera cómo se informan las fallas, un punto muy criticado en los últimos desperfectos.

Tras los anuncios, el ministro de Transporte, Andrés Gómez-Lobo, dijo que el nuevo plan no puede garantizar que no haya más fallas, sino que el compromiso es que la mantención, operación e información a los pasajeros sea de estándar mundial.

El secretario de Estado precisó que el plan tiene un costo de 100 millones de dólares en término de inversión y 14 millones de dólares anuales en términos operativos.

No confirmó que al respecto vaya a ver alzas en las tarifas, pero sí dijo que estudiarán con Hacienda desde donde saldrán los recursos.