billetes A1

Si en Chile Hugo Bravo es sindicado como el que hombre que sabía demasiado, luego de destapar el escándalo Penta, a nivel mundial la figura del ítalo-francés Hervé Falciani alcanza ribetes casi apocalípticos, después de que entregara antecedentes sobre supuestos 130.000 evasores fiscales que podrían tener dinero en bancos suizos, lista que incluye a magnates chilenos, como publicó ayer Ciper.

Según recoge emol, que usa como fuente a la agencia AFP, el ingeniero en sistemas, buscado por autoridades del país helvético por violación de secreto bancario, asegura que los periodistas sólo tuvieron acceso a “una parte” de los datos que hizo llegar a organismos franceses.

“La administración fiscal tuvo mucha más” información, señaló, en una entrevista concedida al diario “Le Parisien”.

“Hay todavía más de lo que han dicho los periodistas. Varios millones de transacciones aparecen en los documentos que transmití”, aseguró.

Cabe recordar que Falciani trabajó en la filial suiza del banco HSBC entre 2001 y 2008. Dos años antes de su salida comenzó a recopilar los datos secretos que después destapó.

El caso fue destapado por los diarios “Le Monde” y “The Guardian”, junto a varios medios internacionales y el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

La revelaciones indican que el banco ayudó a los multimillonarios involucrados,  industriales, personalidades políticas y figuras del deporte y el espectáculo a evitar el pago de impuestos.

En la situación, como publicó el 8 de febrero Ciper Chile, hay multimillonarios chilenos presuntamente involucrados, lo que se encendió las alarmas del Servicio de Impuestos Interios, que rastreará con lupa las declaraciones de estas fortunas.

El dinero que está bajo la lupa del organismo fiscalizador pertenece a 428 clientes chilenos que habrían tenido cuentas en el banco suizo.

Tal es el caso de Andrónico Luksic, José Yuraszeck, Ricardo Abumohor, Óscar Lería, Álvaro Saieh y José Miguel Gálmez, entre otros conocidos empresarios.

La publicación señala que también figura la familia del animador Mario Kreutzberger, a través de sus hijos y otros familiares.

Según Ciper, el interés por revelar el contenido de estas cuentas no se basa en la curiosidad por conocer los secretos de los millonarios, sino que se trata de un proyecto periodístico internacional cuyo finalidad es esclarecer los dineros depositados en Suiza, una jurisdicción utilizada por el alto secretismo sobre los patrimonios que resguarda, y en particular sobre clientes del HSBC, banco que ya fue objeto de una investigación del Senado estadounidense que reveló que ha sido usado para proteger fondos provenientes del lavado de dinero para el tráfico de drogas, entre otras irregularidades.

En una declaración enviada al ICIJ por el propio banco HSBC, se reconoció que no siempre fue diligente en vigilar que sus clientes cumplieran con las leyes

“Los bancos privados suizos eran típicamente utilizados por individuos adinerados para manejar su riqueza en una forma discreta. Aunque hay numerosas razones legítimas para tener una cuenta bancaria suiza, en algunos casos individuos se aprovecharon del secreto bancario para mantener cuentas sin declarar. Esto resultó en que los bancos privados, incluyendo el banco privado suizo HSBC, tengan un número de clientes que podrían no haber acatado del todo las obligaciones de impuestos aplicables. Reconocemos y somos responsables por el cumplimiento y fallas de control en el pasado”.

Ciper sostiene que a diferencia de lo que ocurrió en otros países, en la información disponible sobre chilenos no se encontraron evidencias de ilegalidades.

Los registros se refieren a un periodo específico y no entregan detalles de cómo salieron los dineros de Chile o de otro país, o de si en el extranjero generaron dividendos u obtuvieron intereses.

Ahora que esperar que el SII indague y haga el cruce de los registros que hay en el banco con las declaraciones tributarias de los contribuyentes.