Marihuana
Un grupo de investigadores de la Universidad de Yale, en Estados Unidos, creen haber descrifrado el mecanismo neurológico que provoca el hambre insaciable después de fumar marihuana.

Según el estudio que publicaron este miércoles en la revista Nature, son las neuronas del cerebro encargadas de inhibir el apetito las que juegan el papel principal en el fenómeno.

Al contrario de lo que se espera de ellas, al encontrarse con la marihuana, estas células nerviosas hacen que el usuario tenga un hambre voraz.

“Es como si al pisar el freno el auto se acelerara”, explicó el neurobiólogo Tamas Horvath, el líder del grupo de investigadores, haciendo un paralelismo con la conducción a la BBC.

“(La marihuana) engaña el sistema central de alimentación del cerebro”, señaló el profesor de Yale en la presentación del estudio.

“Nos sorprendió encontrar que las neuronas que creíamos responsables de la falta de apetito se activaban de repente para promover el hambre incluso cuando se está saciado”, reconoció.