lagos y piñera EFE

Uno claramente es candidato, aunque tenga que ir a primarias, y el otro va tomando forma como tal toda vez que no se ven relevos en la Nueva Mayoría para hacer frente a la arremetida de Marco Enríquez-Ominami y que la coyuntura al parecer exige un fuerte golpe de timón.

Las últimas apariciones públicas de Sebastián Piñera y Ricardo Lagos a más de alguno hace sacar conclusiones apresuradas o, más bien, ansiosas.

Según La Segunda, el círculo íntimo de Lagos empezó a ver ganas en el ex Mandatario e incluso más de alguno estaría haciendo lobby para convencerlo.

El vespertino habla de una élite o antigua élite que ha ido pedirle de frente que considere la opción de 2017. Se trataría de clásico dirigentes del PS y la DC y de empresarios de derecha que “aman a Lagos”, dice un cercano.

“Ya no te dice no, por ningún motivo”, sostiene un cercano que es la actual postura de Lagos al ser consultado sobre la posibilidad de transformarse en presidenciable.

“Él sabe que eso existe, por de pronto no se ve como candidato, pero frente a una crisis, si hay riesgo de que se venga abajo lo que se ha construido con tantas dificultades, podría pensarlo”, dice otro de sus cercanos.

La misma persona dice que el ex Presidente está con un gran vitalidad, que se cuida mucho, “está como un roble”.

Del lado de Piñera si bien aún no hay un pronunciamiento definitivo, su reapariciones públicas, sobre todo las del aniversario del 27F donde defendió su gobierno, hacen pensar que será la carta de la derecha, o por lo menos una de ellas.