Pablo Zalaquet A1

A eso de las 8:30 horas de ayer, el presidente del directorio de Soquimich, Julio Ponce Lerou, se presentó por primera vez a declarar ante la Fiscalía Nacional por presuntos delitos ligados al financiamiento irregular de campañas políticas, detectados en el marco del caso Penta.

Y es que, justamente investigado el caso que mantiene actualmente a los empresarios Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín -controladores del Holindg Penta- con prisión preventiva, los fiscales Carlos Gajardo y Pablo Norambuena se encontraron con boletas ideológicamente falsas emitidas por la Sociedad Minera y Química de Chile.

Fue el 13 de octubre de 2014, a raíz de la declaración de Iván Correa Hasbún, dueño de la empresa de asesorías digitales Reactor SpA, que se abrió la caja de pandora: en ella se detalló cómo se remuneró parte del trabajo que realizaron para la campaña senatorial de Pablo Zalaquett, emitiendo boletas a empresas como SQM, Ripley y Alsacia.

El testimonio de Correa revela además la responsabilidad de Coca de Castro, jefa de campaña del ex alcalde de Santiago, actualmente imputada como facilitadora de boletas ideológicamente falsas presentadas por la consultora de Correa, varias de ellas declaradas como gasto antes del período electoral autorizado; y de los intentos de la misma por justificar el pago de Penta como un trabajo realizado al Holding y no a la campaña senatorial de Zalaquett.

“Después me llamó Pablo Zalaquett para pedirme que nos reuniéramos esta semana para conversar por este asunto. Yo le dije que ok, pero lo conversamos con nuestros socios y decidimos que había que contar la verdad de lo que había pasado. Nosotros trabajamos para la campaña de Pablo Zalaquett y a solicitud de ellos facturamos a nombre de Penta, Soquimich, Ripley, Alsacia y las otras empresas, sin haberles prestado ningún servicio a estas empresas, pensando que las empresas estaban aportando a estas campañas políticas de manera totalmente lícita”, dice la declaración.

Acá el testimonio completo de Iván Correa, que abrió la arista Soquimich:

Fecha: 13/10/2014
Hora: 09:30
R.U.C.: 1400637392-6

“Estudio periodismo en la PUC entre los años 2002 y 2006. Ahí conocí a Felipe Cádiz. El año 2007, ya titulados con Felipe Cádiz, Tomás Pollak y yo armamos una empresa que llamamos Reactor y que se dedicaba a asesorías y estrategias digitales y creación de productos informáticos. Primero fue con una SR Limitada y luego el 2009 salió Pollak y entró Rodrigo Polidura y pasamos a ser sociedad por acciones SPA. Teníamos oficina en José Miguel de la Barra y hace tres años arrendamos una casa en Doctor Carlos Charlin 1545, en Providencia, que es nuestra dirección actual.

Eduardo Arriagada es un profesor de la PUC que es un especialista en temas digitales y entiendo que Pablo Zalaquett se acercó a él preguntándole por una empresa que lo asesorase en temas digitales. Por ello, nos contactó la asistente de Zalaquett, de nombre Mónica Domínguez. Concertamos una reunión a fines del año 2012 en nuestra oficina con Pablo Zalaquett y Mónica Domínguez. Se prestó esa asesoría y luego hubo un interés en que siguiéramos trabajando para la campaña que se venía. Luego tuvimos varias reuniones en una casa que está en Los Leones con Andrés Bello y ahí la coordinadora general y jefa de la campaña a senador de Zalaquett era Carmen de Castro quien veía cuando y para qué nos juntábamos para los temas de campaña. Las reuniones eran en la casa que he indicado de la Costanera.

Esta es la primera vez que hacíamos algo ligado a la política.

En el mes de febrero del 2013 aproximádamente le hicimos llegar a Pablo Zalaquett un presupuesto por 67 millones de pesos que abarcaba una asesoría digital completa, incluida la ejecución, entre marzo y noviembre, hasta el fin de la campaña. Ese presupuesto fue aceptado en una reunión tanto por Pablo Zalaquett como por Coca de Castro y comenzó el trabajo mismo. Esta asesoría pasó a ser la más importante de nuestra oficina que tiene una facturación anual de unos 250 millones de pesos. Debíamos asistir uno de los socios a todas las reuniones de los lunes y dos socios debían estar lunes por medio. Íbamos dando propuestas creativas de lo que se podía hacer en la campaña y además íbamos haciendo un seguimiento y un informe de las redes sociales con lo que estaba pasando en la campaña. Además y de manera complementaria hicimos la página web del candidato, un mini sitio que se llamaba si yo fuera senador, dos videos de campaña, dos aplicaciones para Facebook, administramos la página de Facebook de Zalaquett y también podíamos acceder a la cuenta de Twitter. Hubo cosas del presupuesto que no se llevaron a cabo como estar en terreno en las actividades del candidato y se cambió por el monitoreo en las redes sociales usando brandmetric. También se compró publicidad en Facebook para promocionar la página. En la agencia somos tres socios y hay cinco trabajadores y en algunas ocasiones estábamos todos trabajando en la campaña. El presupuesto se pactó con pagos parciales de manera mensual, pero al final se fue pagando de otra manera que ellos establecieron de acuerdo a sus propias posibilidades. Nosotros no tuvimos muchos reparos en la forma de pago porque era nuestro principal cliente del año y teníamos confianza en que los pagos se iban a hacer lo que efectivamente ocurrió. En el correo que se me exhibe de fecha 14 de octubre de 2013 se detalla el estado de los pagos que se habían hecho. Es un correo que me envió con coca.dec@hotmail.com

Se llegó a un acuerdo en la forma de pago en cuanto a las fechas y montos que establecía un pago mensual. Pero luego se llegó a un acuerdo distinto en cuanto fechas y montos de acuerdo a los ingresos de campaña.

Las primeras facturas se hicieron a nombre de la Sociedad Química y Minera de Chile SA (Soquimich) y esta instrucción me la envió Coca de Castro por mail con los datos de la empresa que había que facturar. Yo entendía que eran empresas que estaban aportando a la empresa de forma legal. Yo suponía que era porque la empresa no quería aparecer públicamente aportando a una campaña. Acompaño un correo de fecha 23 de mayo que da cuenta de las facturas a nombre de Soquimich. A Soquimich se le hicieron 3 facturas por 2,5 millones a cada una por los servicios que se enmarcaban en la campaña de Pablo Zalaquett. No hubo ningún servicio que se le prestara a Soquimich. Yo la factura de la enviaba por mail a Coca de Castro o se la pasaba por mano en la reunión. En algunas ocasiones lo iba a buscar yo a la empresa a la que se facturaba y en otras ocasiones me los pasaba la secretaria de Zalaquett, Roxana Riquelme, en la oficina de Los Leones que era donde estaba el comando. Yo los cheques los depositaba en la cuenta del Banco Security 0958050-01, cuyo titular es Reactor SPA.

Otra empresa a la que se le facturó es Inversiones Alsacia 99577400-3. El correo que acompaño es de 28 de octubre de 2013. Está por dos millones de pesos y al igual que las anteriores por instrucciones de Coca de Castro. La glosa de acuerdo a lo que se desprende del correo me la indicó ella. Me parece que me pidieron que no fuera factura electrónica, sino que a mano.

Otra empresa a la que se le facturó fue a Ripley. En Ripley había que indicar cual era el número de la factura que se le iba a entregar. En este caso fueron tres facturas por un millón de pesos cada una. Tampoco hubo ningún servicio real para Ripley sino que correspondía a los servicios realmente prestados a la campaña de Pablo Zalaquett.

El correo de fecha 30 de octubre de 2013 corresponde al mail que me envía Coca de Castro para que facture a nombre de Empresas Penta SA por 15 millones de pesos. Fue el monto más grande que hicimos en facturas. No le prestó ningún servicio a Penta, sino que corresponde a pagos recibidos por la campaña de Pablo Zalaquett. Yo mandé la factura por correo a la Coca y lo envía Hugo Bravo con copia a mi.

Hubo otras dos facturas que se hicieron a Eurocorp por dos millones quinientos mil cada una. Fue con el mismo sistema anterior, entendiendo que eran aportantes a la campaña de Pablo Zalaquett.

Finalmente se le facturó a Inversiones el Bosque y el contacto para el pago era Vicente Claro. Me parece que fue una factura por un millón y medio.

El resto me lo pagó directamente Zalaquett mediante una factura por 10 millones y otra por 8 millones y fracción. Con esos montos se llegó a la cifra total de 55 millones aproximádamente que fue el monto total de lo que se recibió por la campaña.

Hace unas dos semanas me llamó Coca de Castro para saber si yo estaba al tanto de la investigación con Penta. Me explicó que había un personaje llamado Hugo Bravo que había dado información sobre las campañas políticas. Yo le dije que no estaba al tanto y quedé de revisar los antecedentes. Luego me llamó de vuelta preguntando qué servicios le podía haber yo prestado a Penta y que los mandara. Yo le dije que no entendía como pensaban irse por ese lado, cuando era evidente que nosotros no le habíamos prestado ningún servicio a Penta. En una tercera llamada le dije que iba a señalar en la investigación como efectivamente habían sucedido los hechos. Después me llamó Pablo Zalaquett para pedirme que nos reuniéramos esta semana para conversar por este asunto. Yo le dije que ok, pero lo conversamos con nuestros socios y decidimos que había que contar la verdad de lo que había pasado. Nosotros trabajamos para la campaña de Pablo Zalaquett y a solicitud de ellos facturamos a nombre de Penta, Soquimich, Ripley, Alsacia y las otras empresas, sin haberles prestado ningún servicio a estas empresas, pensando que las empresas estaban aportando a estas campañas políticas de manera totalmente lícita. Los datos para la facturación los proporcionaba la gente de Zalaquett, o Coca de Castro o Roxana Riquelme, que es su secretaria.

Pecadokapital es una agencia de diseño que prestaba servicios para la campaña de Zalaquett como el diseño del logo de la campaña, coaching al candidato y relación con la publicidad vía pública. Alejandro Chaparro también participaba en las reuniones de los lunes por Pecadokapital. Ignoro cuanto cobraron ellos pero alguna vez escuché que era harta plata. Esto lo digo porque en uno de los correos de fecha 23 de mayo se me copia junto con Alejandro Chaparro y Cristina Zuñiga y se puede desprender que la forma de pago a ellos es la misma en este caso con Soquimich.

Autorizo el levantamiento del secreto bancario de la cuenta corriente de la empresa y también del levantamiento de los correos electrónicos de mi cuenta sebastian@reactor.cl Agrego que Rodrigo Polidura no tiene muchos conocimientos de los temas de facturación ni conoce a Coca de Castro. Además indico que la entrega que hice el viernes pasado de mi computador fue voluntaria y autorizo expresamente su revisión. La clave de mi correo la entrego, en este caso, en un sobre secreto.

Respecto de las facturas de nuestra empresa Reactor SPA RUT 76774690-3 que se me exhiben:

1. Factura 93 de fecha 25 de abril de 2013 por 2.345.000 a nombre de Asesorías e Inversiones La Manada Ltda.
2. Factura 99 de fecha 23 de mayo de 2013 por 2.500.000 a nombre de Sociedad Química y Minera de Chile SA Soquimich RUT 93007000-9
3. Factura 104 de fecha 21 de junio de 2013 por 2.500.000 a nombre de Sociedad Química y Minera de Chile SA Soquimich RUT 93007000-9
4. Factura 109 de fecha 12 de julio de 2013 por 2.500.000 a nombre de Sociedad Química y Minera de Chile SA Soquimich RUT 93007000-9
5. Factura 116 y 117 de fecha 21 de agosto de 2013 por 2.500.000 cada una a nombre de Eurocorp SA RUT 76001653-5
6. Factura 124 de fecha 04 de noviembre de 2013 por 15.000.000 a nombre de Empresas Penta SA RUT 87107000-8
7. Factura 125 de fecha 04 de noviembre de 2013 por 1.500.000 a nombre de Inversiones El Bosque SA RUT 76579470-6
8. Factura 126 de fecha 06 de noviembre de 2013 por 1.000.000 a nombre de Comercial Eccsa RUT 83382700-6.
9. Factura 133 de fecha 09 de diciembre de 2013 por 1.000.000 a nombre de Comercial Eccsa RUT 83382700-6. Hay otra número 137 en los mismos términos por un millón de pesos del mes de enero de 2014.
10. Factura manual 57 por 2 millones de pesos de fecha 28 e octubre de 2013 a nombre de Inversiones Alsacia SA RUT 99577400-3

En ninguna de estas factura hubo algún servicio prestado a las empresas que se indican. En todas ellas, las facturas y los pagos que recibimos correspondieron a trabajos efectuados para la campaña senatorial de Pablo Zalaquett Said por Santiago Poniente durante el año 2013 y que concluyeron en las elecciones del mes de noviembre de ese año. Estas facturas las ingresamos en nuestros libros contables y están pagados los impuestos correspondientes y además quiero agregar que era nuestra primera experiencia en campañas políticas, teniendo la convicción de que se trataban de aportes lícitos en fondo y forma.

Respecto a Alejandro Inostroza quien según lo que se me informa y según documento que se me exhibe retiró el cheque en Penta, señalo que me parece que es el chofer de Pablo Zalaquett y era muy frecuente encontrármelo en el comando de Zalaquett, en la casa de Los Leones.

Sin más que agregar, previa lectura, firma la presente declaración

Iván Sebastián Correa Hasbun”