SQM

El lunes recién pasado fue la segunda vez que el militante histórico del Partido Socialista y ex MIR, Milton Lee Guerrero, acudía a las dependencias del Ministerio Público en General Mackenna, previa citación por la arista Soquimich del caso Penta. La primera vez lo hizo en calidad de testigo pero llegó sin abogado y los fiscales que lo interrogaron se lo hicieron saber. Según fuentes de la investigación fue el fiscal Carlos Gajardo quien en la primera citación le explicó el principio de no autoincriminación y guardar silencio de quienes concurren a declarar. Así, Lee Guerrero aceptó la fórmula, mientras buscaba un abogado que lo patrocinara.

El contexto en que llegó a declarar era negro para cualquier citado: Gajardo y sus colegas Pablo Norambuena y Emiliano Arias, habían allanado las oficina de SQM llevándose toda la contabilidad desde 2009 a 2014. Es decir, en los libros están contenidos los aportes de dos campañas presidenciales y parlamentarias. Y más, pocos días antes, el Servicio de Impuestos Internos (SII) le había allegado la misma información, en medio de una disputa pública entre ambas instituciones que zanjó el Tribunal Constitucional.

Según la información obtenida por este medio, uno de los principales motivos que decretaron las diligencias del Ministerio Público con el dueño de la imprenta Alerce Talleres Gráficos S.A sería la vinculación de sus empresa a través de facturas emitidas a SQM en los trabajos realizados para la campaña senatorial de 2009 de ex PS Carlos Ominami Pascual.

El nombre de Ominami ya se había vinculado al caso la semana pasada cuando se supo que la Fundación Chile 21, de la cual es Director Ejecutivo, había recibido aportes de la empresa de Julio Ponce.

EL VÍNCULO HISTÓRICO CON OMINAMI

La relación de Milton Lee con el ex senador Carlos Ominami es antigua y muy estrecha. Se conocieron en el exilio en Italia hace más de 40 años. Quienes han conversado con ellos en los últimos días afirman que se han peleado varias veces en sus años de amistad, pero la última discusión fue la más grande y SQM fue el detonante.

Después de que el imprentero PS acudió al Ministerio Público y se enteró que se encontraba en medio de una investigación criminal, se asesoró con el ex mirista Gabriel Valenzuela y luego contactó a un abogado para asistir a la citación de este lunes en calidad de imputado. Lee ya sabía qué preguntarían los fiscales: las facturas de su empresa a Soquimich, firma que habría aportado dineros con las que se pagó la impresión del material gráfico para la campaña a senador de Carlos Ominami en 2009.

Antecedentes recabados por este diario, indican que Lee y Ominami -que militaron juntos en el MIR- se reunieron para conversar sobre el tema, desencadenándose una fuerte discusión. Y esto porque se le habría indicado a Lee que debía asumir la responsabilidad para no afectar a Ominami en el proceso penal, hecho que no aceptó.

Después del “encontrón”, la relación entre ambos quedó cortada y en el PS no se vio con buenos ojos. Básicamente, porque habría sido Ominami quien hizo el contacto con SQM y porque en el partido Lee -otrora tesorero durante la presidencia de Gonzalo Martner- tiene fama de “hombre correcto”. Fuentes de la tienda explicaron además que Lee Guerrero está muy golpeado por la situación penal y por el quiebre con su amigo de toda la vida. “Los amigos estamos preocupados porque tuvo un problema cardiaco y no queremos que esto le afecte”, comenta un cercano a Milton Lee.

El 7 de junio de 1993 ambos amigos constituyeron una sociedad anónima cerrada bautizada como “Inmobiliaria Roberto del Río S.A.” junto a otros particulares. Según el Diario Oficial el objeto de la sociedad era “la construcción construcción y venta de edificios de departamentos destinados a la habitación. El capital que se reunió en su constitución fue de $197.010.000.

Respecto a la campaña y según el Servel, la empresa Alerce de Lee realizó distintos productos para la campaña de Ominami: diarios, poleras, palomas, volantes y trípticos, entre otros. Por un total de 38 millones. Según información publicada por Ciper, Ominami recibió 115 millones de aportes reservados para su campaña en el 2009.

INTERROGATORIO

En el interrogatorio del lunes como imputado, y por consejo de su abogado, Milton Lee colaboró con los fiscales, le explicó cómo se gestó el trabajo y habría confirmado las razones sociales a las que facturó y los montos, datos entregados por Ominami en 2009. En todo caso, los fiscales conocían al dedillo la operatoria que se había usado con SQM, pero se indicó que el testimonio contiene antecedentes importantes. En razón de ello se le impuso la reserva por 40 días.

Ahora bien, más allá de las preguntas del perseguidor, Lee habría sostenido que el trabajo se hizo, las facturas se emitieron y los impuestos pagados oportunamente.

The Clinic Online intentó comunicarse con Milton Lee y Carlos Ominami, pero declinaron realizar declaraciones.

N. ded la R: Después de publicada la nota en cuestión, el ex senador Carlos Ominami envió la siguiente declaración que The Clinic reproduce de manera íntegra.

“Frente a consultas relativas al financiamiento de mi campaña senatorial del 2.009, puntualizo:

1. Milton Lee es mi amigo de toda la vida, juntos enfrentamos las situaciones difíciles posteriores al golpe de Estado y tenemos una historia de vida en común. Siempre he confiado plenamente en su corrección y probidad.

2. Por estas razones y por sus competencias técnicas lo nombré administrador electoral de mi campaña senatorial. Asimismo, en dicha campaña su empresa prestó distintos servicios de imprenta y otros, los cuales fueron cancelados como consta en mi declaración al Servicio Electoral.

3. El financiamiento de mi campaña se sustentó en aportes propios, voluntariado y aportes de diversas empresas. Siempre velé porque estos aportes se hicieran respetando las normas legales vigentes.

4. Dado el tiempo transcurrido, estoy en un proceso de levantamiento de la información que permita reconstruir el detalle de dicho financiamiento, antecedentes que pondré a disposición de las autoridades en tanto la tenga disponible.

5. Mi trayectoria de vida y mi historia política son testimonio de mi consecuencia con mis principios, la lealtad a mis amigos y el respeto a las normas legales y éticas”.