Los argumentos de SQM para rebatir a Corfo en arbitraje que busca poner fin a arriendo del Salar de Atacama

La firma que controla Julio Ponce sostuvo que “mantiene y reafirma su convicción que ha cumplido oportuna y cabalmente todas las obligaciones del contrato y que por lo tanto no tiene deuda alguna pendiente”. El viernes pasado, los trabajadores de la filial Salar ingresaron un recurso de protección reclamando la vulneración de su fuente laboral. Aseguran que serían cerca de 6.500 las personas afectadas.

SQM

La minera no metálica SQM emitió esta tarde una declaración en medio del proceso de arbitraje que mantiene con Corfo por el arriendo del Salar de Atacama, todo esto luego de que la entidad gubernamental manifestara la intención de poner término anticipado al contrato de explotación que expiraba en 2030.

La firma que controla Julio Ponce sostuvo que “mantiene y reafirma su convicción que ha cumplido oportuna y cabalmente todas las obligaciones del contrato y que por lo tanto no tiene deuda alguna pendiente”.

Según publicó El Mercurio el pasado 18 de junio, Corfo llegó a la conclusión de que SQM cayó en “incumplimientos graves” en el contrato que mantenían por el arriendo del Salar, como por ejemplo usar precios de transferencia menores al valor del mercado al momento de hacer ventas relacionadas, además de sobreexplotar el agua de la zona y tener un constante comportamiento no muy “ético”

“Las diferencias en pagos de arriendo que demanda Corfo y otras situaciones de la coyuntura actual no debieran ser un obstáculo para que podamos retomar un camino de cooperación que favorezca a ambas partes y a los más de 3.600 trabajadores que de manera directa e indirecta trabajan con SQM en el Salar de Atacama”, agrega el documento de SQM.

La minera argumenta además que “sus socios, incluido Corfo, no estaban dispuestos a invertir los montos necesarios al considerar los riesgos tecnológicos y de mercado que significaba el desarrollo del proyecto (…) Los tres socios trataron de obtener el mayor valor posible por su participación y SQM fue la empresa que estuvo dispuesta a pagar el mayor valor y a correr los riesgos iniciando las inversiones necesarias. Hasta esta fecha, SQM ha invertido cifras cercanas a los US$ 2 mil millones financiándose principalmente mediante tres aumentos de capital internacionales realizados a partir del año 1993 y por medio de la emisión de distintos bonos en el mercado estadounidense”.

Entre las principales conclusiones de la minera no metálica, aseguran que el proyecto ha sido exitoso y que ello “se ha debido de manera importante a que SQM tomó todos los riesgos necesarios e invirtió cifras muy significativas con la finalidad de lograr los objetivos propuestos”.

Tal como publicó The Clinic Online este lunes, el sindicato de trabajadores SQM Salar interpuso el viernes pasado un recurso de protección contra Corfo -cuyo representante legal es su vicepresidente Ejecutivo, Eduardo Bitrán- tras conocerse el rechazo del Consejo Directivo de la estatal a una propuesta de conciliación con la compañía

El presidente del Sindicato SQM Salar, Claudio Castillo, señaló a The Clinic Online que la medida es parte de una ofensiva de los trabajadores que se verán afectados por esta decisión, que según contó suman más de 3.500 de manera directa y otros 3.000 trabajadores relacionados al transporte y distribución.

El acuerdo, planteado por el juez arbitral del Centro de Arbitraje y Mediación de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS), Héctor Humeres, consistía en el pago de 17 millones de dólares y la modificación del contrato de arrendamiento que mantienen desde 1993. Sin embargo, el Consejo Directivo de la estatal lo rechazó el pasado 11 de junio.

Comentarios