Luego que publicara en Twitter una lista con todos los parlamentarios que recibieron aportes reservados y los emplazara a decir si eran aportes o no de pesqueras, en el contexto del caso Corpesca, Alejandro Navarro ha sido blanco de las críticas y peticiones de censura por parte de sus colegas de la Nueva Mayoría, que buscarían bajarlo de la vicepresidencia del Senado.

En entrevista con La Tercera, sin embargo, el senador del MAS, recalcó sus ideas, que lo motivaron a publicar la polémica lista.

“Tengo absoluta convicción de que el aporte de las pesqueras fue transversal, porque así lo ha señalado el propio Servicio de Impuestos Internos. Se han acogido a la devolución de impuestos y sólo podrían hacerlo si donaron. Eso está fuera de discusión. Sólo he dicho que el 2003 legalizamos y legitimamos el rol del dinero privado en las campañas. Frente a todo esto, lo reafirmo: no ve ninguna diferencia entre una boleta ideológicamente falsa, que es ilegal e inmortal proveniente de Soquimich, con un donación legal y secreta proviniendo de Soquimich. Ambas son inmorales”, recalcó el senador.

Llamado por diversos líderes de la Nueva Mayoría a retractarse bajo amenaza de una censura o incluso de una eventual salida de la coalición, Navarro manifestó que no se retractará.

“He leído y releído el comunicado de prensa y allí no hay nada que afecte la honra ni la dignidad de quienes han firmado la carta. No puedo retractarme de algo que no he dicho, no puedo retractarme de una voluntad o acción de fe que ha sido malinterpretada. Lo que puedo hacer es aclarar, y lo he aclarado en innumerables oportunidades. No sé si todos los senadores que firmaron la carta la leyeron, como tampoco sé si todos los senadores leyeron el comunicado de prensa. Porque la referencia que tuvieron algunos fue un meme de Twitter. Y si un meme de Twitter logra afectar las relaciones internas del Senado, es que estamos en un problema de comunicaciones”, afirmó.

Al mismo tiempo, Navarro alertó sobre una pasividad de los parlamentarios de la Nueva Mayoría al no sindicar a los políticos de derecha que han sido formalizados por platas negras.

“Todos sabemos a lo que han estado sometidos parlamentarios de la Nueva Mayoría o del propio Senado. Tenemos senadores formalizados. Y no he escuchado una voz de la NM pidiendo la renuncia o la cabeza de Iván Moreira”. “Hay una malentendida solidaridad corporativa y creo que eso le hace mal al Senado y a cualquier institución”.