Primera reunión de trabajo con la nueva directiva de la UDI

En esa línea, el presidente de la UDI, Hernán Larraín, indicó que “el Gobierno tiene una agenda que no comulga con los verdaderos problemas de la gente, y las principales críticas desde el punto de vista de las áreas de gestión son bastante duras y lamentables (…) Creemos que llegó la hora de que el Gobierno cambie su agenda, escuche a la gente, que no resiste más este país manejado con reformas ideológicas que reciben un alto rechazo ciudadano”, según consignó Emol.

Asimismo, señaló que “el Gobierno si quiere insistir en sus reformas, se olvida de los grandes temas donde es fuertemente cuestionado, va simplemente a terminar en el piso del rechazo. Ya batió un record, la Presidenta Bachelet ha tenido el peor rechazo de todos los gobiernos desde el año 90 y desde que se llevan las encuestas. Estamos en el peor minuto de la gestión del Gobierno de la Nueva Mayoría”.

“Le pedimos a la Presidenta y le señalamos que estamos dispuestos a trabajar con ella, que cambie su agenda, que se haga cargo de los problemas de la gente, que no siga postergando la delincuencia, la salud, el transporte público para impulsar reformas que tienen al final rechazo ciudadano”, añadió el líder de la UDI.

Respecto al 79% de rechazo hacia la Alianza que mostró la misma encuesta, Larraín dijo que “nosotros estamos pasando por una crisis de desconfianza en el mundo político muy alta y no creo que la vayamos a recuperar en los próximos meses. Independiente de lo que ocurra y que hagamos, yo creo que nos falta mucho por hacer para lograr recuperar esa confianza ciudadana y mejorar en las encuestas”.

Por otro lado, el presidente de RN, Cristián Monckeberg, expresó que esta nueva caída de la Presidenta “no es una buena noticia, una noticia que a nadie puede alegrar. Que un gobierno, que una Presidenta de la República tenga una evaluación tan negativa y su aprobación por los suelos, habla mal de la política, habla mal del diseño de estrategias, de propuestas, de planteamientos, de prioridades, la gente no se siente representada con este gobierno y eso no es motivo de alegría”.

“Desde la oposición lo que queremos es que al Gobierno le vaya bien y vamos a contribuir en la lógica de oposición para que eso se produzca. Por eso hemos generado reuniones, por eso hemos generado conversaciones con el comité político, con el Gobierno y también con sus equipos de trabajo”.

Agregó que “aquí hay voces de alerta y la gente está manifestándose. Qué pasa con la seguridad ciudadana, con la educación, con el desempleo, con el crecimiento, con la falta de certezas y las inseguridades, eso es lo que la gente tiene en su cabeza y ve a un Gobierno que no está recogiendo esas inquietudes”.