aviles

Este martes el joven estudiante Rodrigo Avilés fue dado de alta, tras dos largos meses internado en el Hospital Clínico de la Universidad Católica, luego de que el pasado 21 de mayo recibiera el chorro de un carro lanzaaguas tras las manifestaciones de aquel día.

El jefe de neurología del recinto, Patricio Sandoval, apuntó que el joven “está consciente, lúcido, animado, contento porque se va a su casa y con muchas ganas de seguir rehabilitándose”.

Por su parte añadió que Avilés presentó “grandes avances en su recuperación neurológica, tanto en lo motor como en lo cognitivo”, por lo que ahora “continuará su proceso de recuperación de manera ambulatoria a cargo de un equipo multidisciplinario”.

Su madre, Soledad Bravo, contó con alegría que el estudiante de letras “está contento, enfocado en su recuperación (…) tiene autonomía, camina”.

Sobre el lamentable episodio que le afectó ese 21 de mayo, la mamá de Avilés confesó que su hijo “no recuerda lo sucedido. Él ha estado reconstituyendo muy lentamente lo que pasó”.

Pues bien, la recuperación de Rodrigo se evidenció aún más luego de que hoy la Unión Nacional Estudiantil (UNE) publicara en su Twitter una foto del joven, al interior de la pieza del Hospital Clínico, sosteniendo una bandera que incluía un alentador mensaje: “Rendirse jamás”.